Alamanga, el restaurante picnic

 

Alamanga, el restaurante picnic

Toda la experiencia de estar disfrutando con la familia y amigos sobre un mantel de cuadros, degustando sabrosa comida y escuchando buena música puede encontrarse en la ciudad.

Sus creadores buscaron un negocio que ofreciera un momento de desconexión a la gente; tal vez el no saber sobre gastronomía, pero tener una gran vena comercial los ayudó a plantear un formato que se basa en la experiencia, en el momento del picnic.

Manteles a cuadros, fogatas, buena música y picadas con productos de calidad son el atractivo de este sitio pensado para ser cercanos a la gente: cero protocolos y sí muchas experiencias, desde viajes en helicóptero por medio de un concurso, hasta matrimonios hacen parte de su concepto.

Familias y amigos los visitan de jueves a domingo, no es un sitio de rumba, es un lugar para conversar y pasar el tiempo, el cual nunca es medido por consumo. Tras la gran acogida que ha tenido ya solo aceptan reservas, todo con el fin de optimizar el servicio y mejorar la experiencia.

Alamanga ve en sus proveedores los mejores aliados, los mismos que han crecido con la marca que hizo del tradicional paseo a la finca de los antioqueños, un modelo de negocio que hoy es exitoso.

Compartir en Twitter

Código general

Encima