Carnes rojas y cáncer: ni confianza, ni alarmismo

 

Carnes rojas y cáncer: ni confianza, ni alarmismo

El consumo de carnes rojas y procesadas no ha disminuido en restaurantes del país a pesar del anuncio de la OMS que señala estos productos como probablemente cancerígenos

La carne roja fue señalada por la Agencia de Investigación contra el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud, IARC,

como “probablemente cancerígena” mientras que señalaron la carne procesada como cancerígena. Este anuncio puso en aprietos a muchos

integrantes del sector pues se temía que esto afectaría directamente las ventas. Según los experto de la Agencia de Investigación, por cada 50 gramos diarios de carne procesada, el riesgo de padecer cáncer colorrectal aumenta en un 18%. Las reacciones de las industria cárnicas y el sector de la restauración no se hicieron esperar. “Es de suma gravedad para nuestro sector que la OMS actué con esta ligereza, creando un pánico en la sociedad, teniendo en cuenta que son muchos los factores en contexto. No se puede generalizar cuando hay muchas empresas que hacen sus transformaciones bajo un muy estricto control sanitario y de inocuidad, como lo exigen los decretos. Lo que sí es recomendable, es que se consuman productos de empresas reconocidas en el sector” señaló Genaro García Pino, gerente de producción en Supercerdo. Sin embargo, Evidalio Torres, gerente general de Frigosan, fue más benévolo con el anuncio al considerar que “la organización como ente mundial ha promulgado una noticia que era un secreto a gritos. Los estudios que dieron como resultado esta noticia serán para países desarrollados que seguro son los que más problemas estarán presentando a nivel de salud por estos productos, ya que es ahí donde la población consume más kilos per cápita”. Por otro lado, el Dr. Kurt Straif, director de la investigación, explica que "para una persona, el riesgo de desarrollar un cáncer colorrectal debido al consumo de carne procesada sigue siendo pequeño, pero aumenta con la cantidad de carne consumida". "El consumo de carne roja fresca ha venido declinando en los últimos años en mercados desarrollados como Europa Occidental y América del Norte y una de las razones es que la carne roja se asocia con enfermedades

cardiovasculares y algunos tipos de cáncer del sistema digestivo.” señaló, Anastasia Alieva, Jefa de investigación de alimentos frescos en Euromonitor International

¿Qué pasa con los restaurantes?

Contrario a lo que podría pensarse, en el caso de Colombia, parece ser que el anunció no impacto notablemente en los consumidores habituales de carne que, siguen asistiendo asiduamente a los establecimientos dedicados a ofrecer carnes rojas o especializados en embutidos. Para Daniel Kaplan, chef ejecutivo del grupo Artak, no se ha percibido ningún cambio en los hàbitos de consumo. “El cliente sigue pidiendo sus carnes normalmente y hasta el momento, no se ha sentido ningún bajón”, señala Kaplan y agrega: “Por ahora no creo que vaya a haber cambios drásticos en las ventas de carnes en los restaurantes. Si creo que habrá alguno que se cuidará un poco y de pronto coma un poquito menos de carne, pero no creo que se note mucho la diferencia”.

“No creo que vaya a haber cambios drásticos en las ventas de carnes en los restaurantes”, Daniel Kaplan, chef ejecutivo Grupo Artak.

Por su parte, Michael Blanco, propietario de El Cebollero, restaurante dedicado a la venta de perros calientes artesanales, coincide con Kaplan: “No hemos sentido ningún bajón en ventas, creemos que fue un tema mediático que puede afectar la percepción del cliente, pero no ha sido así en el caso de los clientes de El Cebollero”. “Es un tema que, a futuro, nos puede afectar si se sigue generalizando con el concepto de que “todo embutido hace daño”. Creo que este tema le compete más a las grandes empresas de cárnicos ya que son ellos quienes elaboran alimentos con conservantes que afectan al consumidor final” agrega. Sobre la manera de enfrentar esta noticia y evitar

la disminución del consumo de carnes, Kaplan asegura que no han sido necesario crear ningún plan de choque. “La verdad es que ni ha sido un tema para buscar estrategias ni nada. Es más, lo que estamos tratando de hacer es trabajar con más carnes nacionales”, explicó Kaplan. Por su parte, el propietario de El Cebollero explica que su estrategia ha sido la comunicación con sus clientes, recalcándoles el proceso de fabricación artesanal y sin conservantes. “Un punto a nuestro favor es que el cebollero no solo ofrece embutidos de carnes rojas. También ofrecemos embutidos de carnes blancas y vegetarianos”, añade Blanco.

Compartir en Twitter

Código general

Encima