MENÚ DE AGUA DULCE

 

MENÚ DE AGUA DULCE

La pesca en los ríos colombianos ha decrecido sustancialmente en los últimos 20 años, principalmente por el poco desarrollo de la pesca artesanal, y por la contaminación de las aguas.

“Como no existen políticas para la recuperación de las cuencas hidrográficas, la piscicultura es una alternativa por la facilidad de su ciclo, es más asequible y hay menos oferta”, dice Alejandro Londoño, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Promotores de la Pesca.

María Camila García, chef del restaurante Bastimento en Villavicencio, desde hace siete años apostó por la pesca de río, convirtiéndola en protagonista de su menú. ¿Qué tal le ha funcionado?

LA BARRA: ¿Por qué tener pescados de río en el menú?

María Camila García: Le apostamos al pescado de río porque es lo que nos llega fresco.

LB: ¿Cómo ha sido la acogida por parte del cliente?

MG: No ha sido fácil. El consumidor asocia el pescado de río con un sabor terroso, pero se ha ido cambiando ese pensamiento utilizando especies distintas.

LB: ¿El consumo de pescado de río podría aumentar al interior del país?

MG: A Bogotá llegan de los ríos de la Orinoquía y la Amazonía algunos productos, pero en pequeñas cantidades, quizá si la demanda aumentara, se generaría una comercialización más estable.

LB: ¿Recomienda el pescado de río?

MG: El asunto es darle la oportunidad. Es una apuesta por parte de quien lo compra.

Compartir en Twitter

Código general

Encima