Cuide sus ganancias, vigile su proveedor

 

Cuide sus ganancias, vigile su proveedor

No es secreto entre restauranteros que la falta de revisión al producto, a los costos y demás servicios del proveedor puede acarrear pérdidas.

 

Por Felipe Cuadros Ruiz

Gerente de Umami Cocina Estudio

 

Para pocos es claro el pano- rama completo del funcionamiento de un restaurante: que hay un back office, un front; que hay una parte operativa y una administrativa, que deben existir unos departamentos y unas áreas, así sea usted mismo el que se encargue de todo.

 

Que el departamento financiero se encarga del área contable y que el área de costos debe gestionar para que los inventarios sean llevados con rigurosidad casi militar. Que si usted no logra hacer unos pedidos a tiempo bajo las estadísticas de venta, el cliente se verá afectado, y que si cuando usted esté haciendo sus presupuestos no deja plata para darse a conocer, está fregado.

 

Todo esto suena muy enredado: pero es algo que si usted logra conocer, entender y gestionar, tendrá éxito en su ejercicio como restaurador.

Y a manera de ejemplo, hablemos de un tema tan importante antes mencionado en otros artículos: la relación con sus proveedores. En el argot popular de los restauranteros: si uno se descuida, el proveedor lo “clava”. Y es que para muchos proveedores ese es el negocio: esperar que el cliente esté cansado para empezar a subir los precios, bajar la calidad, aumentar el número de cosas entregadas, equivocarse a favor en las facturas. Es una constante lucha que se libra para lograr tener una buena relación con los proveedores y, en un negocio en el que la puntualidad es tan importante para que toda la cadena mantenga su estabilidad, es difícil encontrar proveedores que cumplan con los protocolos de entrega de los restaurantes – claro, los que sí tienen un protocolo.

 

Y aquí vamos hilando una cosa con la otra para que todo cobre sentido. Si nuestro departamento de compras tiene totalmente claro cuáles son sus políticas al hacer la búsqueda de los proveedores, sabrá cuáles son sus políticas de entrega y recepción de pedidos y podrá exigir que las entregas sean a la hora y de la manera indicada, y de esta manera logrará implementar de manera correcta una política y unas reglas claras para poder revisar con calma el producto recibido.

 

Para muchos, esto es solo ganas de molestar, pero para los que realmente lo están haciendo bien en este negocio, es solo una de las cosas en las que se debe prestar mucha atención para que el cliente salga feliz… ¿el cliente?

 

Es por esto que afianzar la relación con nuestros proveedores es la mejor manera para lograr un muy buen producto. Así que no le dé miedo: defina, enseñe y exija cómo quiere que le entreguen su mercancía. ¡La papita cuesta y hay que cuidarla!.

Compartir en Twitter

Código general

Encima