Más que proveedor, es un aliado: Mark Rausch

 

Más que proveedor, es un aliado: Mark Rausch

El reconocido chef pastelero de Criterión, restaurante que encabezó la lista colombiana en los 50 Best Latinoamérica, reconoce la importancia que ha tenido la empresa chocolatera en su labor.

 

Para Mark Rausch todo se trata de calidad. El pastelero de Criterión, que este año se ubicó en la posición 18 entre los 50 mejores restaurantes de América Latina y fue el más destacado de los colombianos en dicha selección, cree que “el producto final no puede ser mejor que su materia prima”, por lo que siempre le apuesta a usar los mejores productos en sus preparaciones. En ese orden de ideas, Rausch destaca que su trabajo no sería igual sin el apoyo y la calidad de los productos de Nacional de Chocolates.

 

Con una relación que se remonta casi a los orígenes de Criterión, Mark destaca que tanto el restaurante como la empresa han evolucionado a través de los años, alcanzando resultados relevantes en lo individual y en lo conjunto.

 

“Nosotros empezamos hace 12 años con el proyecto de Criterión y, obviamente, en nuestra filosofía de usar la mejor materia prima, donde el producto final no puede ser mejor que su materia prima, buscamos los mejores insumos. Consideramos, además, que cuando el producto nacional es de buena calidad, tenemos la responsabilidad como chefs colombianos de utilizarlo para hacer país. Entonces, desde ese tiempo, hemos estado vinculados con Nacional de Chocolates”, resalta Rausch.

 

Según el chef pastelero, quien ha vivido la experiencia de usar los diferentes productos de la empresa antioqueña, "la evolución de su portafolio ha sido notable, constante y muy útil”. Explica que al principio “ofrecían solo sus coberturas de chocolate marca Nacional de Chocolates" pero que con el tiempo empezaron a desarrollar productos diferentes, "entre los que está Cordillera, chocolate de alta gama desarrollado especialmente para la industria gastronómica en Colombia y el que más uso en mi labor", relata.

 

Versatilidad y servicio especializado

Aunque hay muchos valores para destacar de una empresa con la tradición y el tamaño de Nacional de Chocolates, para Mark Rausch hay dos que destaca sobre los demás: la versatilidad y el servicio especializado.

 

“Hay varias cosas que hacen interesante a Nacional de Chocolates y que le aportan a uno como cliente. Para mí, su versatilidad es de destacar. Hay empresas que importan chocolate y le pueden vender a uno tres referencias. Nacional de Chocolates tiene entre su portafolio una cantidad de ingredientes como manteca de cacao, el licor de chocolate y otros productos como el chocolate sucedáneo y las coberturas de chocolate. Además, ofrecen una serie de complementos como la crema chantilly, de avellanas, el maní y todo tipo de toppings y productos que uno necesita en la labor de pastelería”, comenta Rausch, quien agrega que “sumado a esto, hay una amplia gama de coberturas que le permiten a uno manejar diferentes porcentajes de cacao, y eso para mí es muy interesante. Cuando yo puedo escoger si quiero un chocolate del 36%, 53%, 59%, 65% o 70% de cacao, eso me ayuda para hacer diferentes preparaciones”.

 

Además, según el afamado chef, hay otra cualidad que destaca y es el servicio especializado que brinda Nacional de Chocolates en alianza con La Recetta. “Ellos se adaptan al negocio de cada persona y le ayudan a estandarizar las recetas, desarrollar nuevos productos y, además, ofrecen el apoyo de técnicos para el uso correcto de los productos. Con este trabajo, más que un proveedor, Nacional de Chocolates y La Recetta se vuelven un aliado”.

 

“Ese servicio especializado, que prestan a través de su propio canal y a través de La Recetta, es muy práctico para cualquier pastelero o panadero en la medida en que ellos conocen a la perfección su producto y dan una guía acertada para el mejor uso de esos insumos”, explica Mark y resalta que “esa fortaleza de ellos se convierte en la fortaleza de uno, porque si bien uno se prepara y estudia, no se las sabe todas y contar con alguien que tenga unos conocimientos muy profundos ayuda mucho”.

 

Planta de producción y granjas, un ejemplo

Uno de los grandes diferenciales de Nacional de Chocolates es su calidad y compromiso social y ambiental. Eso lo refrenda Mark Rausch, quien ha tenido la oportunidad de visitar las plantas de producción y las granjas, donde, según dice, ha encontrado una total coherencia entre lo que la marca ofrece y la realidad de sus prácticas.

 

“Lo primero que a uno se le transmite cuando va a la planta de producción y a las granjas de desarrollo es que toda la filosofía y lo que venden es real. Estando ahí uno se da cuenta de que es una empresa grande, con una trayectoria relevante, que tiene unos cimientos fuertes”, señala Rausch. Y agrega: “Vi una empresa ultramoderna, con lo último en tecnología; con gente muy comprometida con lo que hace; donde se nota, sin ser un experto, que están mucho más allá del BPM, es una planta impecable”.

 

En cuanto a las granjas, destaca el chef pastelero que allí “se ve la parte más humana, se ve que ellos están trabajando por el país, porque, además, están comprándoles cacao a más de 35.000 cacaoteros, están invirtiendo en tecnología y desarrollando semillas de otro nivel para lograr tener el mejor cacao del mundo. Ese compromiso social y de sostenibilidad es lo más cercano que he experimentado con ellos”.

 

Lo mejor para la mejor pastelería

Todos esos valores han hecho de los productos de Nacional de Chocolates un insumo de primer nivel que nada tiene que envidiarles a los mejores del mundo y que, según palabras de Mark Rausch, ofrece innumerables beneficios a la hora de cocinar con ellos

 

Destaca Rausch que “los de Nacional de Chocolate son productos estables, productos hechos con tecnología, con compromiso, con responsabilidad, donde el producto siempre sabe igual y las cosas son lo que son”.

 

Según el chef del mejor restaurante de Colombia en los 50 Best, para ser los más destacados hay que preparar los mejores platos y esto solo se logra usando la mejor materia prima del mercado, que, en su caso, son los productos de Nacional de Chocolates.

 

“El secreto de la buena pastelería es el amor por lo que se hace, y cuando uno ama lo que hace, quiere hacerlo de la mejor forma posible y con el mejor producto. Por esa razón, el producto final no puede ser mejor que su materia prima. Cuando se quiere hacer lo mejor, no se debe ahorrar en costos, se debe invertir en calidad”.

Compartir en Twitter

Código general

Encima