Prelistos Vs. Plaza, ¿qué es mejor para su restaurante?

 

Prelistos Vs. Plaza, ¿qué es mejor para su restaurante?

Los productos precocidos y congelados y los de plaza ofrecen diferentes ventajas, ¿Es alguno de estos mejor que el otro? La decisión es suya.

Contar con los mejores ingredientes es una de las claves de oro en un restaurante. Sin embargo, la dinámica del mercado actual le ha brindado al chef o al propietario del establecimiento, encontrar dos opciones válidas al momento de adquirir los productos para su día a día: los prelistos y los de plaza.

Aunque las dos opciones tienen ventajas y desventajas, lo elemental para un restaurantero está en el costo-beneficio y el nicho de su mercado. Por ejemplo, para Alfredo Violi, propietario de Mordida, comprar los alimentos en la plaza le da ciertos beneficios a su establecimiento.

“La frescura de los productos, la personalización de los mismos y el costo de compra, son las grandes ventajas de comprar los ingredientes en el mercado. Gracias a la oportunidad que se tiene al poder ir a seleccionar lo que se quiere, se logra acceder a alimentos sin conservantes y con un menor contenido de químicos”, apunta Violi.

Aunque desarrollar un menú con productos de plaza implica más horas de trabajo en el negocio por el tema de pelado, lavado, etcétera, quienes le apuestan a este mercado aseguran que este es un valor que vale la pena asumir.

“Esto lo ocupamos porque son más grandes los beneficios. Es verdad que es más económico el tema de horas/hombre en un producto que ya viene listo, pero los beneficios son mayores en temas de frescura y de calidad”, ultima el propietario de Mordida

Por su parte, Luis Rodolfo Álvarez, jefe de producto en McCain, expresa que cuando un restaurante cuenta con productos prelistos en su preparación, genera ganancias en la eficiencia de su operación, ahorra tiempos y obtiene mayores ganancias.

“Además de esto, los establecimientos que le apuestan a estos productos se evitan un problema de salubridad, pues con esta clase de alimentos no están generando desperdicios como los que sí se crean con ingredientes traídos desde la plaza”, afirma Álvarez.

Si bien un país como Colombia aún no cuenta con una cultura 100 % adepta a esta clase de alimentos, lo que genera problemas en las cadenas de frío, tema elemental en este sector, el pensamiento negativo que se tenía de los prelistos se ha ido acabando

“Antes se pensaba que un alimento congelado estaba lleno de químicos y no era fresco porque llevaba mucho tiempo así, pero la gente ya ha caído en la cuenta que la realidad es diferente, pues si se cuenta con una buena cadena de congelación, estos alimentos pueden ser más ricos en nutrientes”, añade el jefe de producto en McCain.

Asimismo, la operación de un restaurante que cuenta con productos prelistos puede ser benéfica en cuanto a su accionar en la cocina, pues el tiempo de cocción será menor, lo que se traduce en más comensales atendidos, y el gasto de elementos como gas, energía, agua y aceite será más reducido por necesitarlos menos en el proceso de elaboración.

Así las cosas, más allá de ser competidores, los productos prelistos y los de plaza juegan un papel de sinergia en pro de los restaurantes, pues gracias a estas opciones los establecimientos tienen de dónde seleccionar para mejorar su operación, dependiendo de su estilo, menú y comensal.

Compartir en Twitter

Código general

Encima