Osaka entra pisando fuerte en Colombia

 

Osaka entra pisando fuerte en Colombia

Diego de la Fuente, socio-creador de Osaka del Perú, habló en exclusiva con LA BARRA sobre sus planes en Colombia y la propuesta de valor con la que pretende replicar el éxito obtenido en importantes plazas como Sao Paulo, Buenos Aires, Lima y Quito

Osaka es una reconocida cadena de restaurantes de cocina Nikkei que nació hace 15 años en Perú. Su proceso de expansión se dio hace 10 años y hoy por hoy se ha solidificado en Latinoamérica. En opinión de su vocero, “la capital colombiana fue una plaza de interés para el grupo Osaka, al ser una ciudad que encaja perfectamente con el ADN de la marca, en la cual, la gente vive la noche y la gastronomía, definiendo al público objetivo de esta: personalidades cosmopolitas amantes de descubrir nuevos lugares y experiencias.

Recientemente, bajo la marca OskPerú, este restaurante abrió sus puertas en Bogotá presentando algunos cambios con respecto a los otros establecimientos. “Nos mantenemos al día con las tendencias y la misma necesidad nuestra de ser creativos”.

En entrevista con LA BARRA, Diego de la Fuente, socio-creador de Osaka Perú, habló sobre la apertura en Colombia y sus proyecciones en nuestro mercado.

LA BARRA: ¿por qué Bogotá?

DIEGO DE LA FUENTE: “En realidad Bogotá es una ciudad que queríamos venir hace tiempo. Osaka es un concepto bien cosmopolita, es un concepto que a mucha gente le gusta por ser un lugar en el que sientes que te transporta. Aquí la gente lo va a entender definitivamente. Es una ciudad que tiene onda, que le gusta tomar, le gusta comer, hay bastantes foodies, hay turismo, mucha gente de negocios, gente que viaja. Bogotá es una ciudad que recibe mucho turismo. Ese es el conjunto, el mix que nos hizo abrir acá.

LA BARRA: ¿Qué encontraron con la llegada a la ciudad?

DF: Gente con muy buena onda; encontramos muy buen insumo, la verdad es que hemos logramos un producto de primera. Nuestra cocina se basa en el insumo, lo más importante es la calidad y acá la hay.

Estamos contentos porque encontramos buenos productos frescos, miles de productos importados que en otros países no es fácil. Hemos formado un buen equipo, tenemos buenos socios locales con conocimiento en el rubro gastronómico. Nos gusta la fuerza de trabajo con estos chicos profesionales, les gusta trabajar y eso a veces es difícil. No nos hemos equivocado en esta ubicación.

LA BARRA: ¿Cuánto duró el montaje del sitio y la inversión?

DF: Aproximadamente unos 10 meses desde que empezamos, con una inversión de un millón y medio de dólares.

LA BARRA: ¿qué viene para Osaka?, ¿hacia dónde se va a expandir?

DF: En Bogotá queremos controlar bien la marca, nosotros todavía no sabemos cuál va a ser la reacción del público colombiano, veremos si esto para la gente termina siendo una novedad, hay que analizarlo muy de cerca.

Después viene Miami, una plaza a la que no llegaremos como franquicia sino como nosotros mismos a operar allá e invertir; es una puesta importante para la compañía, Miami vendrá con mucha intensidad y enfoque.

LA BARRA: ¿Tienen nuevas marcas?

DF: Sí, tenemos una marca llamada Barrio que es de tapeo peruano, no es cocina fusión, es cocina peruana. Digamos que tiene una mezcla con el servicio español y el tapeo con su concepto de compartir comidas pequeñas. Barrio está saliendo en Chile y pronto en Buenos Aires, obviamente bajo el ala de Osaka. También está Dondo, una parrilla japonesa que estamos haciendo en Perú y que pensamos llevar a Chile y Argentina.

LA BARRA: ¿Cuáles son los principales retos de abrir en otro país? ¿Qué es lo más complicado?

DF: Es muy importante qué tan abierta sea la frontera en cuestión de importaciones, la idea es poder obtener o traer nosotros los insumos. Por ejemplo, Bahía es un restaurante integro que viene del Perú, todos sus insumos llegan de allá, entonces si te encuentras con países que no tienen libertades como esas es más complicado. Por otro lado, la idiosincrasia laboral en cada país tiene sus propias leyes laborales, cada trabajador tiene su estilo, uno trabaja más, otro menos, cada cultura es diferente.

Yo creo que esas son las cosas más complicadas, diseñar, implementar y entrenar porque abrir un restaurante no es la parte complicada, lo difícil es la fuerza de trabajo, el personal.

LA BARRA: ¿Cuál es el valor agregado de Osaka en la presentación del restaurante?

DF: La intención de Osaka es sorprender y jugar con los sentidos, de día no se nota tanto, pero de noche la iluminación es clave, es teatral, es tenue, tiene una estética que juega mucho con los colores de la costa desértica del Perú, muchos elementos orgánicos porque para nosotros es muy importante todo el contexto.

Manejamos una alta coctelería con tragos ahumados, hielos especiales. La iluminación y el sonido lo es todo para Osaka. Nosotros queremos hacer un impacto auditivamente y visualmente desde el lugar hasta los platos, pero ese lugar que es increíble viene acompañado de una comida con mucho nivel y sabor, es un concepto que envuelve mucho detalle y se encierra en uno solo.

LA BARRA: Destacan mucho la barra en el restaurante ¿por qué?

DF: Nosotros siempre creemos que la barra te tiene que recibir; hicimos un estudio en Bogotá, descubrimos que aquí les gusta la barra para pasarla bien, hay lugares que funcionan bien con sus barras. En este caso el diseño de la barra es el núcleo que conecta la terraza con el salón porque es el corazón del lugar.

Somos un restaurante que hace muy buena gastronomía y también tenemos muy buena coctelería, ahorita en esta barra debe estar pasando una de las mejores coctelerías que hay en Bogotá; nosotros hacemos nuestros bíters, los macerados y destilamos. Esto es todo un proceso, tenemos una carta bien interesante y variada; la barra no es una cosa que está ahí para apoyarnos, al contrario, aquí hay show continuamente.

LA BARRA: ¿Qué tanto peso tiene esta propuesta de coctelería sobre las ventas?

DF: No menor, la coctelería de Osaka representa el 40% de nuestras ventas.

LA BARRA ¿Cómo lograron que, apenas con dos días de operaciones, lograr un lleno total?

Hemos hecho una marcha blanca un poco larga, casi dos semanas invitando gente, un trabajo de prensa limitado no muy grande, igualmente hay mucha gente que conoce aOsaka; lo conocen de otros países y al enterarse que estamos abriendo les genera cierta alegría y expectativa. La ubicación es muy buena, el público que queríamos nosotros está alrededor, aunque estamos muy lejos de decir que tenemos mucha demanda.

LA BARRA: De los países latinoamericanos, ¿cuál es el más interesante gastronómicamente hablando, excluyendo Perú?

DF: En cuestión de gastronomía japonesa, Sao Paulo, hay mucho japonés, es nuestra plaza más competitiva. En cuestión de propuesta, Bogotá tiene muy buenos espacios y ambientes. Como implementación, este restaurante es uno de los más bonitos que hemos hecho hasta ahora.

LA BARRA: ¿Cuáles son las expectativas en Bogotá?

DF: Son muy claras, la idea es tratar de ser uno de los mejores que hay en la ciudad, entre los 10 mejores posiblemente y presentar una oferta en la cual el público la considere como una buena experiencia. No será barato, pero al final es un restaurante de donde te irás contento.

Categories: 
Compartir en Twitter

Código general

Encima