Wingstop invertirá US$2,5 millones en primer año en Colombia

 

Wingstop invertirá US$2,5 millones en primer año en Colombia

La cadena de restaurantes estadounidense especializada en alitas de pollo llega en julio a Bogotá. En el primer año de operación abrirá de cinco a siete tiendas entre Bogotá y Cali e invertirá cerca de US$2,5 millones. A mediados de 2018 empezará a vender las franquicias, el modelo que opera la compañía texana a nivel mundial.

El Grupo Lujor, la empresa mexicana que tuvo la primera franquicia internacional de la marca, empezó a explorar hace unos años la posibilidad de expandirse en América Latina de la mano del Grupo Wingstop Restaurants Inc. Teniendo en cuenta el gusto del colombiano por el pollo, en especial por las alitas, y el crecimiento del mercado, decidieron apostarle al país.

Revista La Barra habló con Ricardo Ibarra, exgerente general de Alsea para Colombia y ahora socio del Grupo mexicano, quien explicó que ya están trabajando con la empresa propietaria de los pubs London Calling. Con ellos crearon Colowing S.A. de C.V., la sociedad que operará la marca en el país.

En el segundo semestre de 2017 iniciarán la operación de por lo menos dos puntos, en Bogotá, y están explorando arrancar también en Cali este mismo año. Con la casa matriz en Estados Unidos se tiene un plan de crecimiento establecido; sin embargo, Colowing quiere acelerar el proceso. “Tenemos el compromiso de abrir en Bogotá los dos primeros puntos en julio y septiembre”.

Por el momento, 95% de sus proveedores serán locales, el resto de los productos serán importados de Estados Unidos, mientras los desarrollan en Colombia. Un ejemplo son las papas, las cuales serán frescas y no usarán producto congelado. En cuanto a los pollos, la principal materia prima, la empresa está en conversaciones con los principales proveedores del país. Por los volúmenes que manejarán, Ibarra afirmó que no podrá ser solo un proveedor.

Modelo rentable

El modelo de negocio con el que pretenden llegar al usuario colombiano es con una inversión media, por lo que buscan arriendos que no superen una variable específica de las ventas, que les permitan ser rentables. Los puntos de ventas obligados estarán ubicados en centros comerciales o zonas de comida tradicional, como la Zona T y Avenida Chile, incluso por Cedritos y la Avenida 19.

Algunos de los centros comerciales atractivos son Gran Estación y Centro Mayor. El centro comercial Santafé estuvo dentro del radar, pero este no tiene disponibilidad, y Andino se sale del margen que tienen para invertir en arriendo.

Alrededor del 75% de las ventas de las tiendas Wingstop en Estados Unidos se hacen a través del modelo “take away” o “para llevar”. En México se cambió ese concepto por el Wingstop Sports, un modelo que combina pollo, cerveza y deportes, en los que las pantallas y la música invitan al consumidor a quedarse. Ibarra indicó que en el caso de Colombia, ni el uno ni el otro aplican ciento por ciento, por lo que le apostarán a un concepto más de restaurante “enfocado a una situación familiar y menos cargado de televisores y ruido. Nuestro concepto va a tener domicilios y también take out, pero estamos buscando restaurantes de 200 m2 o 300 m2, sencillos y atractivos para un rango amplio de consumidores".

Para expandirse a otros territorios buscan grupos operadores de restaurantes interesados en franquiciar a mitad de 2018 y así llegar a territorios en Colombia. Para esto deben cumplir ciertas condiciones: pagar un fee de apertura, pagar unas regalías y participar con un fondo de publicidad en el que Wingstop los apoyará con todo el desarrollo de medios y comunicación a nivel nacional e internacional. Mientras tanto, la empresa operadora sentará las bases con los primeros locales y así empezar el acompañamiento a los franquiciados en el proceso.

Compitiendo con calidad

En cuanto a la competencia en el país, desde modelos internacionales y locales como Buffalo Wings y Alitas Colombianas, Ricardo Ibarra dijo conocer bien los conceptos. “Creemos que somos los que lo hacen diferente, desde nuestros procesos de cocción hasta nuestras salsas. Esto nos da tranquilidad de que el modelo será un éxito".

"No deja de preocupar que tenemos una competencia fuerte. Esperamos que las locaciones y nuestro producto resulten muy atractivos en el mercado en Colombia", agregó.

El empresario afirmó que los precios serán semejantes a los de la competencia. “No queremos ser los más caros, aunque sí va a ser muy notoria la calidad del producto versus a los competidores. Queremos competir es en nuestras presentaciones e innovación del producto”. El ticket promedio estará entre $24.000 y $28.000 por persona.

Estrategias para crecer

Tener arriendos convenientes y proveedores ciento por cientos locales son las estrategias clave para crecer en el país. Ibarra dijo que para llegar al país hicieron un estudio de la Ley 1819 de 2016 (la reforma tributaria). “Lo que afecta a las franquicias es que tienen que importar sus productos; no obstante, al contar con proveedores locales y arriendos convenientes, podremos hacerle frente a los altos costos y así tener una operación rentable”.

 

YouTube/Revista La Barra

También le puede interesar:

Cinco indicadores básicos para control de gastos en el restaurante

Tips para comprar y usar mejor el aceite

Instagram puede aumentar las ventas en su restaurante

Compartir en Twitter

Código general

Encima