Según una reciente investigación de la revista Scientific Reports, las esponjas de cocina son uno de los principales focos de bacterias, las cuales pueden tener hasta 362 tipos diferentes.

El mal uso de las esponjas para lavar, en las cocinas de los restaurantes especialmente, puede hacer de este elemento básico un enemigo de la inocuidad y un aliado de las bacterias.

Por eso, para evitar que las esponjas se conviertan en un albergue de bacterias tenga en cuenta las siguientes indicaciones:

  1. Procure cambiar la esponja cada semana.
  2. Asegúrese de retirar los restos de partículas de comida que queden en la esponja.
  3. Elija una esponja que evite que bacterias y microorganismos se queden dentro de ella.

3M tiene la línea de esponjas para cocinas profesionales Scotch-Brite que gracias a estar recubierta por una malla, no retiene residuos de comida, impidiendo así las bacterias y los malos olores en los utensilios de cocina.

Si está interesado en recibir más información llene el siguiente formulario.