Colombia genera 1,2 millones de toneladas de plástico por año, con ventas aproximadas de $17 billones, entre materia prima y productos terminados. En la actualidad, cerca del 52% de los empaques comerciales a nivel mundial son fabricados en plástico gracias a las características y bondades que ofrece en términos de peso, flexibilidad y rapidez en su manufactura. Para lograr una correcta disposición de este material y poder transformarlo se necesita de la participación y conciencia de todos los ciudadanos, de manera tal que se puedan aprovechar sus cualidades y darles una nueva oportunidad de uso.

Es por esto que la economía circular es la apuesta ideal para encontrar un equilibrio, tanto para la industria del plástico, como para el medio ambiente y la sociedad. Lo que significa unir fuerzas entre productores, empresas recicladoras y consumidores finales con el fin de dar una nueva oportunidad de vida al material e impulsar el reciclaje, la reutilización, la reducción de desechos plásticos y la concientización de la importancia de este proceso.

De Botella a Empaque

Darnel es una compañía pionera en el aprovechamiento y la valorización de los residuos, transforma botellas y empaques post-consumo en nuevos empaques PET con tecnología apta para contacto con alimentos. “En Darnel somos fabricantes de productos desechables y empaques plásticos para alimentos. Tenemos una línea de producción con material PET post-consumo que viene del mercado, en esencia de botellas. Biocirculo, que es nuestra compañía aliada, es la que se encarga de recolectar estos elementos a través de los recicladores y le hacen un proceso de limpieza y ultra lavado. Nosotros convertimos este material en láminas a través del proceso de termoformado y fabricamos los productos o envases PET con grado alimenticio o FDA, certificado por el Invima. De esta manera, disminuimos el uso de resina virgen en el país y ayudamos al cuidado del medio ambiente” afirma Juan David Carrillo, gerente de operaciones de Darnel.

Este proceso es posible al realizar alianzas entre sectores. De manera tal, que cuando se recicla no solo se están optimizando recursos y generando un menor impacto al medio ambiente, sino que también se incentiva la creación y el fortalecimiento de empresas de reciclaje. Moris Finvarb, gerente de Biocirculo, asegura que la compañía cuenta con la colaboración de 25 asociaciones. “Las botellas que reciclamos en su mayoría son de PET (botellas de agua y botellas de bebidas carbonatadas, de distintos colores y tamaños)”, cuenta.

Según el gerente de Biocirculo, la compañía ha venido acompañando los procesos de formalización de la población recicladora de Bogotá a través del trabajo conjunto con las pequeñas bodegas de reciclaje y algunos de los líderes del sector, fortaleciendo las capacidades técnicas y el talento humano de nuestros proveedores y sus asociados y promoviendo la conformación de “Asociaciones de Recicladores” y su crecimiento como prestadores del servicio público de aseo en el componente de aprovechamiento.

Gracias a alianzas como la de Darnel con organizaciones como Biocirculo se logra apalancar el crecimiento económico y social de las diferentes comunidades de recicladores.

“Las hojuelas PET que recibimos de Biocirculo son llevadas a unos equipos especializados que tienen una tecnología que nos permite convertirlo en una lámina, que por fuera va protegida con material original y en una capa intermedia va ese material reprocesado, que después es llevado al proceso de termoformado para sacar el producto final”, afirma Juan David Carrillo.

Darnel ha reciclado más de 2.092.643.842 botellas PET para crear nuevos empaques.

Darnel ofrece una amplia línea de empaques para alimentos y vajillas reciclables fabricados siempre pensando en la calidad y el cuidado del medioambiente. Para conocer más acerca de sus productos diligencie el siguiente formulario: