Un mundo en el que se pueda manejar responsablemente los residuos, es posible. En opinión de Sergio Díaz Collazos, gerente de mercadeo de Darnel, “como concepto, la “basura” no debería existir, porque todos los materiales se pueden aprovechar”. Entre ellos, el poliestireno espumado, comúnmente conocido como icopor, del que se ha demostrado es completamente reciclable.

Justamente, empresas como Darnel han entendido que la sostenibilidad tiene que ver con tres pilares fundamentales: producción responsable, productos ecoeficientes e impacto social. Esta convicción  empresarial ha llevado a que sus procesos industriales sean limpios, eficientes y seguros para el medio ambiente.

Desde la producción de espumados, Darnel cuenta hace 23 años con una planta certificada por el Ministerio de Medio Ambiente desde la UTO (Unidad Técnica del Ozono), en la eliminación de los gases agotadores de la capa de ozono, de acuerdo con el Protocolo de Montreal. Con esta conversión se ha evitado que más de 135 millones de toneladas de CO2 vayan a la atmósfera.

Pilar Romero, coordinadora de Desarrollo Sostenible de Darnel, comenta que “los empaques plásticos provenientes de procesos responsables, reducen significativamente el uso de recursos como agua y energía y la generación de emisiones (GEI)”. En el análisis del ciclo de vida del Poliestireno Espumado (icopor) se estima que las temperaturas de proceso son inferiores a las utilizadas en otros plásticos. Esto sumado a la recirculación del agua y los recursos energéticos utilizados en los procesos, hace que sea incluso mucho más eficiente que el proceso de otros materiales para empaques.

Adicionalmente, hay un proceso de sensibili- zación al consumidor acerca del reciclaje y disposición final de los desechables. Al trabajar en la promoción de prácticas de reciclaje y separación de residuos, esta empresa también da un uso sostenible a los productos hechos con poliestireno. Prueba de ello es la iniciativa “Somos útiles”, con la cual se transforma este material una vez reciclado en diferentes objetos, como accesorios y útiles escolares, gracias a una alianza externa.

PROGRAMAS SOSTENIBLES QUE IMPACTAN

Darnel tiene una serie de programas enfocados en cerrar el ciclo de los productos y empaques desechables que produce y comercializa en poliestireno Rígido, Poliestireno Espumado y PET.

De botella a empaque

Una campaña con la cual se recupera material PET reciclado proveniente de botellas y de los propios empaques de la Línea Vitrina de Darnel, para ser incorporados en la capa intermedia de nuevos empaques desechables, con tecnología apta para contacto con alimentos y aprobada por el INVIMA, que garantiza estar libre de cualquier tipo de migración dañina hacia los alimentos.

Esto significa que comprar estos empaques hace que el ciclo del producto se cierre, y así se apunta a economías circulares, que no solo permiten impactar en menor medida el medio ambiente, sino que se están impulsando negocios de personas que elaboran productos que se convierten en generación de ingresos para otros.

Empaque

 

Separar transforma

La UAESP (Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos) en alianza con Darnel, entre otras empresas privadas, y algunos centros comerciales del Distrito instaló módulos especiales en las plazoletas de comidas donde las personas aprenden a reciclar, y aprenden cómo se pueden transformar este tipo de materiales aprovechables.

Con esto, se podrìa incrementar el reciclaje en los centros comerciales de la ciudad, logrando mayor recolección de material reciclable, para beneficiar a la población recicladora, y disminuir los residuos que ingresan al relleno sanitario.

Separación de residuos

Somos Útiles

Un programa que busca sensibilizar acerca de la importancia de separar correctamente los residuos desechables, para que sean aprovechados por industrias que los utilizan como materia prima para la producción de nuevos objetos. Una de las experiencias más exitosas ha sido la jornada de reciclaje realizada durante el Festival Gastronómico Alimentarte, en 2016 y 2017. En esta última versión se recolectaron 104.000 platos, 360.000 vasos gracias a la colaboración de 32 voluntarios y 15 recicladores.

En 2016, por cada kilo recuperado se entre- garon kits escolares elaborados con poliesti- reno reciclado a un colegio seleccionado por la Fundación Corazón Verde. Y este año, Darnel impulsó la campaña “Reciclar para Construir”, por la cual donó un kiosko de 30 m2, elaborado a partir de este material, que servirá como aula de arte para niños que han sufrido de violencia sexual en Quibdó.

Campaña Darnel