El manejo diario que se le da a un equipo de refrigeración en un restaurante está influenciado por costumbres, datos científicos y desconocimiento. En el siguiente listado se clasifican como mitos o realidades algunas de las prácticas más comunes identificadas.

  1. Es posible almacenar en un mismo refrigerador distintos productos, simultáneamente.
  2. No necesariamente, pues depende de la temperatura de almacenamiento que cada alimento requiera. Por ejemplo, una vitrina de prostres no puede almacenar al mismo tiempo postres a base de leche y tortas. ¿Por qué?, porque cada producto exige una temperatura promedio diferente para su conservación.

  3. Los equipos se deben apagar o desconectar en la noche para reducir su consumo.
  4. Mito, no es necesario apagar o desconectar el equipo. Hoy en día los refrigeradores incluyen un controlador que regula su temperatura, cuando se llega a la cifra ideal de funcionamiento —previamente programada por el usuario— el equipo automáticamente deja de trabajar. En el caso de que la temperatura suba, el equipo empezará a trabajar para bajarla.

  5. Un congelador horizontal o vertical puede utilizarse para hacer hielo.
  6. Mito, los congeladores son equipos que se utilizan para el mantenimiento de productos previamente congelados. Si lo que se quiere es congelar desde cero, es necesario adquirir abatidores, ultracongeladores o dispositivos especializados.

  7. Una vez se recibe el equipo en el establecimiento, se puede poner a trabajar sin ningún problema.
  8. Mito, lo ideal es no utilizar el equipo durante las dos horas posteriores a la recepción. ¿Por qué?, porque los refrigeradores tienen un compresor con aceite lubricante en su interior y ese aceite se mantiene allí por gravedad. Cuando el equipo se transporta —se sacude, se mueve, se acuesta— el aceite se riega dentro del compresor, en el caso de que se conecte se podría filtrar por la tubería y obstruirla en un futuro.

  9. No es recomendable conectar varios equipos a un mismo tomacorriente.
  10. Realidad, los enchufes —como también se le conocen— tienen una capacidad calculada, por ello es necesario asegurarse de que la red ofrece la potencia suficiente para cada equipo. Al conectar varios equipos a un mismo tomacorriente —que no cuenta con la capacidad requerida—, se puede generar un corto circuito o que los equipos no trabajen de la mejor manera.

  11. Los equipos de refrigeración se deben lavar con agua a presión.
  12. Mito, en su interior, los equipos tienen componentes eléctricos y conexiones eléctricas, sobre todo cuando tienen ventiladores, y si se lavan con agua bajo presión se pueden generar daños en la parte eléctrica. La recomendación es realizar el aseo con un trapo húmedo.

  13. Un equipo de refrigeración no requiere mayor espacio.
  14. Mito, en la fase de diseño de un restaurante, se asignan espacios para cada equipo. Sin embargo, refrigerador requiere de un espacio que posibilite su mantenimiento y que permita el buen funcionamiento del compresor —que no existan obstáculos para que este pueda liberar el calor. Una ubicación inadecuada afectará el trabajo diario del equipo y dificultará su mantenimiento.

  15. Los empaques de las puertas de los equipos de refrigeración no deben ser remplazados.
  16. Mito, en el caso de los equipos de refrigeración comercial, que se abren y cierran tantas veces en un día, los empaques tienden a desgastarse con mayor facilidad. Cabe resaltar que una buena limpieza retrasa el daño, pues el mugre se cristaliza y provoca el quiebre del accesorio.

  17. El desagüe de los equipos no debe taparse.
  18. Realidad, como su nombre lo indica, la función de un desagüe es expulsar el agua generada en el equipo. Si se llegara a tapar el sistema, el líquido se acumularía en el refrigerador, almacenando suciedad y —a largo plazo— afectando su funcionalidad.

  19. Un equipo puede ser conectado a la corriente mediante cualquier tipo de extensión eléctrica.
  20. Mito, una extensión delgada normalmente es funcional en la trasmisión de potencias eléctricas bajas, por ello no tiene la capacidad de alimentar a un equipo de refrigeración comercial de manera correcta, pues su necesidad de potencia es mayor. En un caso extremo, la extensión se puede calentar y generar un corto circuito, e inclusive puede ocasionar fallas en el refrigerador.

  21. Un equipo de refrigeración no requiere de mantenimiento regular.
  22. Mito, pero ¿cuál es el número de revisiones que requiere un equipo?, eso depende del trabajo que desempeñe el refrigerador, de su ubicación y del ambiente al que está expuesto. Por ejemplo, un congelador instalado en una cocina especializada en fritos va a estar expuesto a partículas de aceite, que pueden taponar los condensadores; en ese caso, el mantenimiento debe realizarse en un periodo más corto.

Wonder Cool cuenta con un extenso catálogo de equipos de refrigeración diseñados para garantizar un consumo asequible y amigable con el medio ambiente. Si está interesado en recibir más información sobre este proveedor, diligencie el siguiente formulario.