La conciencia ambiental se ha vuelto una tendencia colaborativa y obligatoria en el siglo XXI, un espacio donde las industrias de alimentos y los entes de control confluyen para tener un mano a mano entre las normas que hay que cumplir y los planes de acción que hay que ejecutar; es así como la FDA, el INVIMA o la ANLA, entre otros organismos, imponen grandes retos que exigen cumplir altos estándares de calidad e inocuidad en áreas, procesos y manipulación de alimentos.

Actualmente, la industria migra hacia una producción limpia que basa su estrategia en el cumplimiento de requisitos técnicos como los límites máximos de fósforo y biodegradabilidad de los tensoactivos presentes en detergentes y jabones (Res.1770 de 2018) o, la resolución 631 de 2015 que expidió la ANLA sobre los valores máximos de las concentraciones permitidas en los vertimientos.

Adicionalmente, el Ministerio de Salud y la Protección Social, afirma que normas como estas tienen su interés en hacer llegar a la población productos que estén garantizados con la inocuidad del proceso.

Por este motivo, un aspecto fundamental para el cumplimiento de estas normas, es capacitar al personal que lleva a cabo la ejecución del plan de Limpieza, Desinfección e Inocuidad (LDI) en la industria. Según la resolución 2674 del 2013 que hace énfasis en este aspecto, es necesario contar con un programa que incluya metodología, enfoque, evaluación y cumplir con una intensidad mínima de 10 horas anuales certificadas, de manera que, capacitar constantemente a los operarios nos da una ventaja en el mercado y optimiza procesos en la industria.

Hay que tener presente que el tiempo es oro, pero la calidad también lo es, por esta razón la búsqueda de las estrategias que generen sostenibilidad y rentabilidad, es constante. En este punto nos cuestionamos: ¿le estamos dando prioridad a nuestros procesos LDI? ¿Lo dominamos y conocemos? ¿Los productos que utilizamos cumplen con la normatividad? Y por último ¿mi personal conoce y practica adecuadamente cómo realizar los procesos LDI? En caso de que sus respuestas sean negativas o tenga duda, es momento de buscar una estrategia que solucione de inmediato esta situación.


Si necesita conocer más de cómo enfrentar estos retos, en Klaxen puede encontrar un proveedor que siente pasión por desarrollar sistemas especializados LDI, con el capital humano idóneo, insumos certificados en biodegradabilidad y efectividad, herramientas tecnológicas orientadas al control, asesoramiento técnico y programas de capacitación, porque entendemos que la inocuidad es de color verde, pero, la normatividad, la productividad, el bienestar de nuestro equipo de trabajo, la economía y sostenibilidad de la industria, también lo son.Si desea más información diligencie el siguiente formulario. 

Autor: Klaxen