Según un estudio realizado por Nielsen, los alimentos frescos suponen del 30% al 60% de los gastos totales de alimentación de los consumidores de todo el mundo. Para ello, las personas asisten a espacios donde hay una buena relación precio – calidad, un excelente servicio de atención al cliente y donde existe una amplia variedad de frutas y verduras.

Sobre todo en este momento, en el que las tendencias del consumo van hacia alimentos saludables, orgánicos, frescos y naturales, que les proporcionan la mayor cantidad de nutrientes y que no son dañinos con el medio ambiente. Esto gracias a que el consumidor se ha vuelto más responsable y consciente con todo lo que ingiere.  De ahí, que deba seleccionarlos para brindarlos en su restaurante.

Sin embargo, es importante tener en cuenta, cuando se compran este tipo de alimentos, en qué condiciones se encuentran y su conservación para poder escogerlos. Esto se puede determinar de acuerdo con el aspecto, el tacto, el olfato y mirando que no tengan hongos o gusanos. De esta manera se puede percibir su estado.

Por ejemplo, para comprar verduras hay que seleccionar aquellas que no están aplastadas, o tengan hojas rotas o cortes que indiquen que han sido manipuladas. Lo importante es que tengan hojas verdes y que el tallo luzca fresco y sin coloraciones extrañas.

En el caso de las frutas, hay que evitar que huelan a rancio, estén golpeadas y se encuentren mojadas. Las frutas muy maduras se pudren de inmediato, por lo que no es tan rentable para un restaurante.

Con la carne hay que tener presente que debe ser de color rojo y de aspecto saludable, mientras que el pollo debe tener un aspecto suave, claro y la piel debe estar seca y libre de manchas oscuras. El pescado, por otro lado, debe estar entero y conservar su olor característico. Debe tener un aspecto húmedo, firme y elástico, y los ojos deben ser brillantes y las escamas deben estar en perfecto estado.

Por último, los huevos deben estar expuestos en un lugar fresco. Deben estar en perfectas condiciones y no tener ningún olor desagradable. Para saber si están buenos, es necesario colocarlos en agua salada. Si permanecen en el fondo, están bien.

Comprar fresco, le permite traer insumos de calidad a su restaurante y satisfacer las necesidades que tiene el consumidor en este momento. Lo que va a repercutir directamente en la preparación y en el resultado de su platillo. A la vez, en la rentabilidad y la fidelización de sus clientes que se van a sentir más satisfechos y confiados en ingerir sus preparaciones hechas con alimentos de calidad.


La Plaza de Mercado de Paloquemao es un espacio donde se vende y distribuye alimentos frescos de toda Colombia y de excelente calidad. Por eso, si desea conocer más sobre los productos y servicios que puede encontrar en este lugar para su restaurante, llene el formulario que aparece a continuación.