Repostería Deli es sinónimo de tradición y a la vez de innovación, un negocio que en tres décadas de funcionamiento ha puesto al producto y al servicio en la cima de sus prioridades.

Repostería Deli nació en 1983 gracias a tres hermanas colombianas de ascendencia austriaca, que en un pequeño kiosco de un centro comercial de Medellín empezaron a soñar con la comercialización de tortas, postres, galletas y pan. Hoy, 35 años después de iniciar esa aventura, la empresa se consolida como una de las líderes del mercado.

deli 3Desde los años 90 atienden tanto a Medellín como a Bogotá, ciudades en las que se dedicaron a crecer, completando ya 57 puntos de venta. Ari Wancier, gerente general de Repostería Deli, destaca que si bien a lo largo de estos años ha habido momentos difíciles en la compañía, lo que han hecho es superarlos con calidad.

“Para nosotros calidad es ofrecer un sabor único con la textura correcta, y que el producto cumpla con todas las condiciones de seguridad para el consumidor. En momentos de crisis se ha reducido la torta del mercado, pero el cliente nos sigue prefiriendo, y eso es dado por el reconocimiento sobre el producto y la relación precio – calidad”, explica.

Repostería Deli cubre actualmente la cadena completa: produce, entrega y comercializa. Eso ha hecho que el volumen de empleados sea mayor, y que, contando plantas y puntos de venta, ascienda a 400 personas. Por eso asegura Wancier que previo a la implementación de los sistemas de gestión de la calidad, el trabajo se orientó al cambio cultural.

“Que todo fuera de muy alta calidad fue el principio fundacional de la compañía”

“Todo está escrito, pero lo más difícil ha sido volver la gestión de calidad una cultura dentro de la organización. Por eso antes de implementar los sistemas de gestión iniciamos un proceso de sensibilización sobre la importancia de seguir estas normas. Si el empleado no interioriza y entiende el valor que esto tiene para la empresa, no es posible lograr una transformación real”, afirma el gerente general.

Las tres plantas de producción están certificadas en BPM, una en ISO y otra está en el caminoe ser certificada en HACCP. La implementación de estos SGC llevó a la empresa a crear una Dirección de Calidad que cumple un rol ampliado, más allá de la puesta en marcha de los mismos. Le reporta directamente a la Gerencia General, e interviene en otros procesos, como desarrollo de productos, ventas y compras.

“Se volvió un rol muy importante en la compañía. Lo que se buscaba era que tuvieran visibilidad y autoridad para poder hacer la implementación, y que adicionalmente no fueran juez y parte del proceso”, agrega.

Pero la calidad en Repostería Deli no selimita a la fabricación de los productos, también se extiende al servicio en los puntos de venta. Dice Wancier:“Cuando hablamos de calidad no solo nos referimos al producto, también a la forma cómo tratamos a nuestros clientes. Tenemos un protocolo para nuestras asesoras de venta. Tenemos métricas alrededor del servicio en todos los puntos de venta, y preguntamos ómo somos percibidos por el consumidor”.

Así mismo, la logística se ha visto beneficiada.Como él comenta, una de las cosas que más le importa a los clientes en este negocio es recibir a tiempo sus pedidos, por lo que también los domicilios han sido incorporados al sistemae gestión. El enfoque es el cumplimiento, loque los ha llevado a cada día mejorar en este proceso.

“El tener un buen sistema de gestión de la calidad no es una carga, al final lo que hace es que la empresa sea más eficiente. Te obliga a invertir en infraestructura, en que los flujos de las plantas funcionen, en controles en los vehículos y en los puntos de venta, y al final eso se traduce en mayor eficiencia. No es una carga, sino una herramienta de trabajo”, asegura el gerente general de Repostería Deli.

Tres décadas de sabordeli

El crecimiento grande de la empresa ha venido en los últimos años, gracias a la organización interna desde la implementación del Gobierno Corporativo, que le ha permitido profesionalizarucho más la dirección estratégica, cuyos pilares se centran tanto en la calidad como en la consistencia y la presentación de los productos.

“Deli poco ha cambiado de ingredientes a lo largo del tiempo, o si lo ha hecho es para mejorar siempre. No escatimamos en ingredientes que nos lleven a sacrificar la calidad de nuestros productos. Considero que compramos los mejores insumos, y eso hace que el sabor y la textura de los productos sea única. Tampoco ahorramos en el proceso de producción, las eficiencias las logramos por otro lado”, manifiesta Wancier. Una de las estrategias aplicadas para aumentar ingresos y hacer más eficiente la operación ha sido el aprovechamiento de la capacidad ociosa de una de sus plantas, por esta razón desde los años 90 también atienden clientes institucionales con necesidades de pastelería tercerizada, entre estos: restaurantes, cafés, aerolíneas y bancos.

En el futuro de la empresa está la expansión del negocio a otras ciudades de Colombia, para lo cual están en la búsqueda de afinar su operación desde las áreas financiera, logística y administrativa para acelerar el crecimiento.

“Hay un reto de calidad para llegar a certificaciones más sofisticadas en la parte de producción, y en servicio queremos llevar a nuestro equipo a un nivel superior en los próximos años”, afirma.

Repostería Deli es una empresa que se fija objetivos claros, alcanzables y medibles. Para ellos, las métricas son muy importantes, y eso según su gerente general es lo que les ha ayudado a crecer, ya que el sistema hace que la organización se exija al límite y la prepara para enfrentarse a nuevos desafíos.