8 de las 10 cadenas de mayores ingresos en Colombia son de comidas rápidas. El sector tuvo un crecimiento del 11% en ventas y del 6% en apertura de locales.

Por Nubia Castañeda Esteban
Twitter: @nubiacasta

Las comidas rápidas en Colombia siguen siendo las mayores ganadoras en la restauración y los grupos empresariales se han consolidado en la última década con los productos favoritos de los colombianos: hamburguesa y pollo, respectivamente de acuerdo con los análisis de Raddar.

Aunque los jugadores de la cabeza de la pirámide siguen siendo los mismos durante la última década, recientemente se incrementó el interés de inversionistas de otros escenarios para participar en su operación con diferentes modelos. Y es que las cifras son atractivas: paso de ser un negocio de 630 a 1.467 millones de dólares en cinco años; presento un crecimiento en ventas en 2013 del 11% y un incremento del 6% en apertura de locales, según el informe de Euromonitor.

Dicho informe acusa este comportamiento positivo por las opciones de menú más amplio, la creciente relevancia de los centros comerciales, un aumento de ingresos disponibles y un ajetreado estilo de vida.

Comidas rápidas apalancan otras marcas

Los ingresos reportados por la cadena a la que pertenece, I.R.C.C., superan los 280 mil millones de pesos con lo que se pone el primer lugar dentro de la categoría. Abarca la marca Corral, pero también están Corral Gourmet, Panerolli, Papa Johns, La Yarda, Beer Station y la recién llegada Krispy Kreme de donas. Es el claro ejemplo de multimarca y multiproducto que muestra el panorama de las comidas rápidas en Colombia, hecho que involucra en sus ingresos la participación de otras categorías como cervecerías, restaurantes casuales, pastelerías, entre otros.

Un caso semejante se evidencia en el grupo Conboca que cobija las marcas Mimos, Alfredo, Mercado, KNR, Orleans, Palos de Moguer, las cervecerías Colon y la más reconocida y con mayor trayectoria de todas, perteneciente a las comidas rápidas: Kokoriko. Sumando todas las franquicias que llevan su nombre, reporto ingresos operacionales por una cifra cercana a los 194 mil millones de pesos, lo que la pone en primer lugar entre quienes manejan el pollo como producto principal.

Alsea, por su parte, llego a Colombia con dos marcas de comida rápida: Dominos (reporto un poco más de 35.000 millones) y Burger King; pero también trajeron otro negocio con modelo de restaurante casual, J.P. Chang que unido a Burger reportaron más de 25.000 millones en 2013. Esta firma manejaba en otros países la marca Starbuks, aunque el interés por traerla a Colombia era de vieja data, solo se hizo tangible con la participación del 30% de Nutresa, quien hasta entonces solo estaba relacionada con el sector restaurador nacional como proveedor, pero proyecta seguir adquiriendo otros restaurantes que puedan convertirse en franquicia rentable.

Lo que viene

La firma Euromonitor proyecta que la comida rápida en Colombia crecerá a una tasa compuesta anual del 8% en términos constantes, la misma tasa que en 2013. También afirma que es de esperar un crecimiento económico estable que se sumara a un estilo de vida con muchas ocupaciones.

En cuanto a los tipos de comida que pueden tener potencial de un buen comportamiento económico, habla de comida rápida asiática. El hecho de que estas categorías están todavía en desarrollo explica por qué el crecimiento de ventas será mayor.

Sushi acompañado de Wasabi