Si las prácticas y la demanda de la de pesca no se modifican, en 5 ó 6 años, no existirá ningún tipo de especie para el consumo. El sector repiensa uso de este producto.

Por I Laura Micaham

@Lauronica

Los cambios en los hábitos de alimentación y el creciente aumento de la demanda de ingredientes ricos en nutrientes y proteínas, hacen del pescado uno de los principales productos de la comercialización mundial de alimentos. Según la FAO, en el informe del Estado Mundial de la Acuicultura y la Pesca del 2012, el pescado superará en los próximos 10 años la demanda de la carne vacuna, el cerdo y el pollo. Sin embargo, para nadie es un secreto que en la última década, los cambios climáticos y la explotación indiscriminada de los pescados de rio y mar, han empujado diferentes especies a la extensión.

Razón por la que organizaciones ambientalistas, advierten que si las prácticas y la demanda de la de pesca no se modifican, en 5 o 6 años, no existirá ningún tipo de especie para el consumo. Según el vaticino, el 2015 es el año en el que los chefs del mundo se inclinan por la producción responsable y sostenible de pescados. Desde hace varios años, chefs y restaurantes colombianos trabajan en la implementación de prácticas responsables y sostenibles en la gestión de compras de insumos de mar y rio, ofreciendo a sus comensales únicamente productos que cumplen con los estándares nacionales de la Autoridad Nacional de Pesca y Acuicultura.

Barreras para la sostenibilidad en la pescaSostenibilidad, la gran tendencia de la pesca para el 2015

Establecer una gestión de compras responsable y con estándares de calidad no es una tarea fácil, primero porque no existe una reglamentación posicionada para el ejercicio de la pesca local limpia, segundo porque aún es débil el libro rojo de la comercialización internacional de pescados y tercero, porque no es sencillo ubicar los pescadores artesanales del país.


"La información no se encuentra en internet, hay que ir a la playa, buscarlos, pedir pruebas, certificados y además mantener una comunicación directa con el proveedor para garantizar la calidad y frescura del producto"
- David

agrega David.

Por su parte, Jair Melo de Exxus Oyster Bar, expresa que su principal preocupación frente a la implementación de métodos de pescadería artesanal, se refiere a las normas y prácticas sanitarias que los pescadores puedan tener al manipular el producto.


"“No solo se trata de sacar el producto del mar y dejarlo encima de una lancha; en nuestro caso, le pedimos al pescador que después de la faena, disponga el producto dentro de un cuarto de refrigeración, con hielo en el vientre del pescado y lo envíe en el menor tiempo posible. Además, respetamos las tallas mínimas que debe tener cada producto, es importante acatar a las autoridades acuícola”."
- Jair Melo

El reto: lograr el equilibrio

En las cadenas de restaurantes, el reto más importante para lograr la implementación de prácticas responsables y sostenibles en el uso del pescado, está en lograr el equilibrio de sus principios de compras versus la demanda de ciertos productos en peligro. Betty Sáenz Quintero de Ancla y Viento S.A. comenta que el aporte que realizan como proveedores a la cadena de la responsabilidad, está en cumplir con las reglamentaciones del Invima y de las autoridades nacionales de pesca. La marca no comercializa colas de langosta por debajo de 150 grs, no trabaja el mero en las comunidades de Tumaco, ni el capaz que, en algunas regiones, los pescadores hacen pasar por el pez depredador Mota, que perjudica la conservación del delfín rosado.


"Si los restauradores entendemos estas cosas básicas –zona de pesca, higiene del producto más tallas mínimas por producto– estoy convencido que tendremos mejores productos en nuestras cocinas"
- Jair Melo

concluye Jair Melo.