La Lucerna es una pastelería, panadería, heladería y salón de té emblemática del Eje Cafetero. Max Jourdan, pastelero suizo, fundó este establecimiento en 1959.

Hans Peter Jourdan, hijo de Max y gerente de La Lucerna.

 

 

 

Hans Peter Jourdan, hijo de Max y gerente de La Lucerna.

“Lo que hizo mi padre fue adaptar esas recetas europeas a la materia prima local y al paladar de los colombianos”.

Uno de los éxitos del negocio fue, desde el principio, una tradicional receta originaria de Montélimar, comuna de Francia en la región de Ródano-Alpes, de donde son unos de los turrones más famosos de Europa.

Como en la elaboración de pasteles se utilizaban las yemas de los huevos y sobraban las claras, Max Jordan empezó a aprovecharlas como materia prima de los turrones.

Con los años se fue mejorando la fórmula y un pastelero suizo que trabajaba con mi padre empezó a semi-industrializar la producción. El producto le ha dado cierto renombre a la ciudad”, comenta.
De hecho, en solo turrones, La Lucerna fabrica en la actualidad cinco millones de unidades al año y es su producto más vendido.

De esos años a hoy, el crecimiento como negocio ha sido constante.
Su secreto: la calidad, que la llevan los turrones, las milhojas y 230 productos frescos que fabrica todos los días en las tres sedes, dos en Pereira y una en Armenia.

“No vendemos milhojas del día anterior, utilizamos las materias primas más básicas para elaborar nuestros productos y todo es natural. No compramos semi-terminados, ni premezclas, ni químicos”, dice.

la lucerna

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y así, en medio de una cuidadosa manufactura, La Lucerna tiene entre sus planes de expansión duplicar la capacidad de producción en Armenia y establecer una nueva sede de fabricación y ventas en Pereira, cuya construcción se iniciará en 2018.

“Le estamos apuntando al negocio de helados”, asevera. Tras 58 años de labores esta empresa, que tiene su producción repartida en pastelería, panadería, galletería, heladería, chocolatería,
salón de té y turronería, que abarca confitería, quiere seguir creciendo pero como lo ha hecho en casi seis décadas de existencia, con prudencia y recursos propios. En estos planes, La Lucerna proyecta invertir cerca de $2.000 millones.

La Lucerna tiene entre sus planes de expansión duplicar la capacidad de producción en Armenia y establecer una nueva sede de fabricación y ventas en Pereira.