Esta combinación de cacao y otros elementos es tan diversa en sus sabores, como en la manera de consumirlo y llevarlo a los clientes. La buena mesa ahora pide más que un toque de chocolate.

Cacao

Del chocolate se dice tanto, que para muchos se ha convertido en el centro de sus ideas. Sirve como ingrediente de las más deliciosas preparaciones porque sabor inigualable es sinónimo de alegría y recompensa.

Por esta razón, grandes marcas le han apostado a este suculento alimento para forjar imperios completos dedicados a éste producto, que poco a poco pasa de la canasta familiar, a ser un ingrediente infaltable en sus negocios.

“El chocolate nos sirve para llegar al sector institucional a hoteles, restaurantes y casinos.
También es de consumo masivo, por eso tenemos un canal tradicional que va a ese segmento de consumo local, para llevarlo también a donde haya cafeterías, reposterías y heladerías que usen productos de chocolate y sus derivados”, señala Alejandro Tobón, jefe de Canales Comerciales de la Compañía Nacional de Chocolates.

Con el auge de la comida gourmet, el mercado colombiano está aprendiendo a saborear y a diferenciar las variedades de chocolate.

A la mesa puede llegar de muchas formas, siempre y cuando el sector empiece a informarse sobre sus usos, clases y beneficios para la cocina. “Por ejemplo como Nibs para ensaladas, batidos; licor de cacao para hacer productos

horneados y recetas saladas como estofados y coberturas para pastelería y chocolatería fina... el cacao y chocolate son productos diversos y versátiles que pueden ser muy interesantes para chefs y cocineros”, señala Nayla Yamel, socia de la marca Agrobiz – Chuculat & Básico.

Vea la nota completa en la edición virtual