Para que la implementación de los protocolos de limpieza y desinfección sea todo un éxito, los hoteleros deben tener tres aliados a la mano: un manual, su personal y sus proveedores.

Si alguno de los componentes de este trío fantástico falla, se presentan las deficiencias en sus protocolos de limpieza. El motivo es que tanto el manual, el personal del hotel y los proveedores deben estar totalmente alineados para que los objetivos del protocolo se cumplan.

De acuerdo con Edwin Becerra, director de Calidad, Capacitación y Consultoría de Cotelco, “para el tema de la operación los hoteles deben crear estos protocolos de limpieza y desinfección, destinados a las diferentes áreas de operación” de las posadas turísticas.

De igual manera, para Juan Diego Yepes, director Comercial de Química Orión, las deficiencias en estos protocolos pueden notarse cuando “a nivel de instalaciones la suciedad se vuelve visual, se identifica en los baños y en las áreas comunes y, sobre todo, en las habitaciones”. Todos son lugares donde el usuario tiende a pasar la mayor cantidad de su tiempo.

Algunas de las quejas más recurrentes se deben a falencias en los protocolos de limpieza y desinfección en las habitaciones: “Presencia de olores a humedad en las sábanas o en el ambiente, el polvo, poca higiene en baños y la calidad del lavado de toallas y lencería, en general”, asegura Marcela Eslava, gerente de División Institucional & Laundry de Larkin Colombia.

“Algunos hoteles limpian sus propios uniformes para evitar el tema de contaminación cruzada”. Edwin Becerra, director de Calidad, Capacitación y Consultoría de Cotelco.

Cabe recordar, que “el objetivo de cualquier hotel es hacer que sus huéspedes se sientan cómodos y disfruten de una estancia adecuada; por lo que ningún detalle referente a limpieza es menor y cada una de las superficies del hotel importa.

Un hotel sin protocolos de limpieza puede ocasionar daños graves a la salud de sus huéspedes, así como tener pérdidas económicas, de reputación e, incluso, enfrentarse al cierre del negocio”, como explica Eslava.

El tema de la limpieza y desinfección es tan importante que “algunos hoteles limpian sus propios uniformes (no dejan que sus empleados los laven en sus casas) para evitar el tema de contaminación cruzada”.

Vea la nota completa en la edición.