Cada vez es más común hablar de comida callejera o street food. Esta tendencia viene tomando fuerza en el mundo desde hace varios años.

En este modelo de negocio predomina la comida preparada al momento, muchas veces de manera artesanal. Entre los acompañamientos más frecuentes se encuentran las papas.

Según Fedepapa, cerca del 90% de los consumidores lo incluyen en sus compras y se producen cerca de 250 variedades en el país.

Hay propuestas de street food que han explorado este tubérculo y combinan la papa con proteína en hamburguesas, frijoles, cebollas y aguacate, entre otros vegetales y aderezos.

Explorar este producto puede ser una propuesta interesante. Las papas más comunes y que no faltan en diferentes negocios de comida callejera son:

Papas a la francesa: por su composición retienen el calor, tienen una textura ligera y esponjosa.

Papa cuña de corte pequeña: se adaptan a las ofertas comerciales y son crujientes. Pueden permanecer calientes hasta 30 minutos.

Papa crispura: por su forma de resorte son atractivas para el consumidor. Además, son utilizadas para mezclar con proteínas, quesos y embutidos.

Papas nativas: salir de lo tradicional es la misión de varios chefs. Aunque se vean con un color diferente, el sabor es el de una papa auténtica.