chuletas capital P

 

CHULETAS CAPI’TAL

En el barrio Sevilla, al sur de la ciudad, la familia Morantes tiene un local de esquina desde hace 35 años cuando llegaron de su natal Capitalejo, Santander. Desde entonces su negocio es uno de los más visitados del sector sin ser el más ostentoso ni el que cuenta con el aviso más grande ni por promociones. Es por su sabor, por su receta, por sus corte: Chuletas Capi’tal, un lugar en donde se como en porciones generosas a un precio bajo, y un sabor cuyo éxito es la clave y por el que se quedaron en la capital….

 chuletas capital P

En el barrio Sevilla, al sur de la ciudad, la familia Morantes tiene un local de esquina desde hace 35 años cuando llegaron de su natal Capitalejo, Santander. Desde entonces su negocio es uno de los más visitados del sector sin ser el más ostentoso ni el que cuenta con el aviso más grande ni por promociones. Es por su sabor, por su receta, por sus corte: Chuletas Capi’tal, un lugar en donde se como en porciones generosas a un precio bajo, y un sabor cuyo éxito es la clave y por el que se quedaron en la capital.

Chuleta en costilla o en pulpa, con gaseosa o cerveza, a 10 mil pesos. Todas las mañanas, don Luis Emilio Morantes, recibe desde Paloquemao la carne preparada y ahí, se le agrega el toque secreto que sólo conocen él, su esposa y sus hijos, con quienes trabaja todos los días al almuerzo, menos los domingos.

Cada minuto, desde casi las doce del día, Morantes corta porciones de chuletas y costillas que mantiene calientes en un mostrador de tienda y que son alistadas arriba en el segundo piso, en la cocina de su casa. Al fondo, en el local, seis mesas están dispuestas para los comensales que entran y salen como hormigas. Es breve: una porción de chuleta con tres papas saladas, cualquier gaseosa, sevilleta y punto, un almuerzo que deja al corazón y a la barriga felices.

Cada quien escoge su plato en el mostrador, se la enseña a Don Emilio, y este procede a hacer el corte deseado. Una vez lista, su esposa Mariela lo sirve en un plato hondo de plástico rojo, destapa la bebida, añade pitillo y servilletas, y después recibe la paga. Después, cuando el cliente acaba de comer y decide ceder el puesto a alguien más.

Chuletas Capi’tal, en la Carrera 12 B No. 3 – 01 sur, es un lugar que vale la pena visitar. Una tienda con un sabor exclusivo y cuyo sabor y precio no tiene otro lugar en Bogotá. Cuenta además con calidez en el servicio y esto si se tiene en cuenta que es una tienda de esquina con almanaque de Sofía Vergara en bikini, brandy Napoleón y palillo mondadientes.

Fuente: http://www.vive.in

Agosto de 2008