el turismo gastron%C3%B3mico

 

 

En la sociedad actual la comida se ha vuelto una parte extremadamente importante de nuestra cultura y de nuestras vidas. El comer ya no se percibe solo como una necesidad, sino como una experiencia lúdica y sumamente estimulante.

Y como consecuencia, la gastronomía se ha vuelto una nueva y poderosa motivación para viajar. Las experiencias gastronómicas enriquecen los viajes, ya que producen memorias placenteras y duraderas. Todo ello ha influido en que el turismo gastronómico se haya convertido en uno de los segmentos más dinámicos y con mayor crecimiento de la industria turística

La gastronomía local tiene un importante rol en definir la marca y la imagen de un destino. Para logar un buen posicionamiento como destino gastronómico, es fundamental tener una estrategia bien definida.

 

 

Estas son las claves para tener éxito en el turismo gastronómico:

  • Contar con productos de la mejor calidad.

  • Ser auténticos y ofrecer experiencias diferenciadas de la competencia.

  • Tener gastronomía basada en la identidad cultural local.

  • Ofrecer información detallada a los turistas sobre el patrimonio gastronómico del destino.

  • Ser sostenibles en toda la cadena de producción.

  • Ofrecer un excelente servicio al cliente.

  • Ofrecer alternativas a diferentes gustos y necesidades alimenticias.

  • Ofrecer información clara sobre los componentes de los diferentes platos y tener alternativas para problemas como alergias e intolerancias alimentarias.

  • Tener leyes que protejan los derechos del consumidor.

Por otro lado, los millennials son un factor a tener en cuenta, sus gustos están en constante cambio al igual que sus necesidades. Estos serán el principal grupo de turistas en 2020 (cuando ya supondrán más del 50% del total). Los turistas más jóvenes, denominados millennials, están muy interesados en la gastronomía, pero es importante adaptar productos y servicios a sus nuevas necesidades y motivaciones a la hora de viajar.