Tras año y medio de funcionamiento, el Club La Barra se posiciona como el único programa en su estilo con beneficios para la industria de la hospitalidad. Este es un recuento de sus logros.

Desde hace año y medio, Revista La Barra cuenta con el primero y único club de experiencias y privilegios para la industria de la hospitalidad en Colombia. Un esfuerzo que en la actualidad apoya la gestión empresarial de sus afiliados, quienes tienen la posibilidad de asistir a las diversas capacitaciones que se ofrecen para ellos.

El Club La Barra, fundado en 2016, ha venido creciendo no solo en actividades sino también en miembros, actualmente cuenta con 650 empresarios asociados. Pero también se han incrementado las actividades y beneficios, prueba de ello fue el lanzamiento de las Rutas Gastronómicas este año, jornadas de inmersión en las que se hace un recorrido por algunos restaurantes, para conocer de primera mano su operación administrativa.

“En año y medio la acogida del Club nos muestra que hay interés de la industria por formalizarse, por capacitarse, por mejorar sus competencias, por hacer que sus operaciones, más allá de lo gastronómico, funcionen”, afirma Mariano Arango, gerente de Investigación y Desarrollo de Axioma Comunicaciones.

La expectativa principal es que el Club La Barra se consolide como un círculo empresarial unido y presente, donde los miembros se conozcan, se relacionen, interactúen entre ellos y juntos construyan conocimiento.

Sara Piedrahita, gerente administrativa del restaurante El Chorizo de Carlos en Villeta, Cundinamarca, es una de los afiliados. En su opinión, esta iniciativa por demás original y única en Colombia, le ha servido en su negocio conocer todas las nuevas tendencias del mercado.

“Hemos aprovechado todos los beneficios, hemos asistido a algunas rutas gastronómicas y a todas las excelentes capacitaciones, que han sido lo más gratificante para nosotros. Engloban todo lo relacionado con el sector Horeca. Es muy completo el paquete de beneficios”, comenta.

Para ella, al estar lejos de una ciudad principal son mayores las limitaciones para encontrar espacios de actualización, pero por medio del Club La Barra ha logrado conocer muchas experiencias de éxito, de otros empresarios, que le han fortalecido para la gestión de su negocio.

Cierra el 2017 con un balance positivo. Cada vez son más los afiliados al Club, y cada día mejora la oferta de valor para ellos. El próximo año continuarán las capacitaciones, las jornadas académicas y las rutas gastronómicas, tanto en Bogotá como en Medellín, ciudad a la que llega a hacer presencia en el 2018.