El Foro Gastronómico Internacional Alimentarte es el encuentro culinario promovido por la Fundación Corazón Verde y Basque Culinary Center para realizar intercambios de aprendizajes en torno a desarrollar la gastronomía local e internacional.

Alrededor de más de 800 personas estuvieron el 24 y 25 de mayo en el Cubo de Colsubsidio junto a profesionales del más alto nivel, entidades e instituciones, periodistas y expertos del sector horeca para discutir temas importantes como las expectativas que tienen los propietarios, chefs y administradores de restaurantes sobre la industria, el crecimiento del sector en el país y las innovaciones que se están realizando en este momento en el sector horeca, entre otros.

Dentro del programa académico que se llevó acabo durante estos dos días, participaron importantes personalidades como Harry Sasson y Tomás Rueda, quienes se enfocaron hablar sobre lo que es Colombia en gastronomía y su propuesta, junto con la función social de la misma. Además, de la necesidad de apoyar los cultivos campesinos para el desarrollo del país luego del proceso de paz.

Tomás Rueda, en su charla ‘Cocinando al ritmo de las temporadas’, estableció que es muy difícil realizar comida autóctona cuando no se vive en el territorio, ya que es necesario mirarlo para poder interpretarlo. De esta forma, se tiene contacto con la cultura. Tener en cuenta el recetario popular es fundamental para mantener la memoria colectiva y realizar cocina de mercado.

Tener un buen producto y realizar buena ejecución, equivale a tener buena cocina. Por eso, él asegura que es necesario que las personas empiecen apreciar la propia comida para poder impulsar el desarrollo gastronómico del país. Además deja como reflexión la pregunta sobre si es más importante tener en cuenta la receta o hacer conciencia sobre los cultivos a la hora de cocinar.

Por otro lado, Harry Sasson habló sobre la importancia de cambiar los cultivos de coca en el país por unos que aporten a la industria pero que generen rentabilidad a los campesinos. De esta forma los restaurantes pueden aportar al posconflicto que vive el país en este momento.

Para él, se puede generar bienestar y desarrollo desde afuera de su restaurante creando proyectos sostenibles que hagan a las personas más conscientes sobre lo que comen, cocinan y su entorno en general, es decir, su realidad social.

De esta manera, Alimentarte se consolida como una plataforma importante para el sector gastronómico porque no solo se aporta al crecimiento de la industria y a su profesionalización, sino que influye en el crecimiento del país y la calidad de vida de las personas.