Esta es una de las preguntas más frecuentes que se realizan los propietarios, gerentes y administradores de un restaurante y la que define gran parte de la rentabilidad de un negocio. Por eso, no es algo que se establece a la ligera. Requiere de gran cuidado, responsabilidad y mucha visión.

¿Cuál es el número correcto de productos que debe ofrecer un establecimiento? La respuesta depende del concepto que tenga el negocio, las expectativas del cliente, el público objetivo al que quiere llegar, el dinero con el que se dispone, entre otros. Sin embargo, a través del tiempo muchos restaurantes alrededor del mundo han recomendado por experiencia personal que es mejor recordar a los operadores que tengan cuidado de no extender mucho el tamaño o alcance del menú si no es necesario.

La simplicidad es la clave para la sostificación y el éxito. Lo importante es que los platos que se ofrezcan al consumidor se preparen bien y con productos de muy buena calidad. Eso es lo que brinda la diferencia y una excelente experiencia para el cliente.

Tenga en cuenta que a medida que el menú crece la complejidad de su cocina y las habilidades requeridas por su personal también. Menús más dispendiosos necesitan de más productos para ser comprados y mantenidos en el inventario, lo que aumenta el costo de los alimentos, mientras que la calidad se vuelve un desafío más grande.

Mantener el balance entre los platos y los productos utilizados para prepararlos es fundamental para hablar de rentabilidad. El experto en menús Banger Smith dijo en una entrevista para el medio Restaurant Owner que ¿para qué colocar 10 o 12 aperitivos cuando con solo 6 o 7 satisfaría a la gran mayoría de sus clientes y probablemente genere la misma cantidad de ventas?

Por eso, revise cuáles son sus platos más vendidos y replantee los que menos llegan a la mesa del comensal. De esta manera sus ingresos no se van a ver afectados y su posibilidad de crecimiento va a ser cada vez mayor. Si trata de utilizar la misma base de productos en las preparaciones de sus platos, ahorra mucho dinero y genera menores desperdicios. De la buena realización de una carta de un restaurante, depende la buena operación de este. ¡No lo olvide!

Información tomada de: Restaurant Owner