cali gastronomia  


El barrio Granada se recupera como un distrito gastronómico

Los barrios Granada y Peñón son dos de los sitios más tradicionales de Cali que todo turista está obligado a visitar, dado que encuentra espacios culturales y la mejor oferta gastronómica.

Se trata de sectores que marcaron la historia de la capital vallecaucana y comparten un legado similar, pues ambos comenzaron a poblarse desde el siglo XIX. El Peñón con la hacienda de Jorge Enrique Isaacs y Granada con las haciendas ganaderas. Hacia el siglo XX estos sectores recibieron a los habitantes tradicionales del Valle y por otra parte…

 cali gastronomia

 

 

Los barrios Granada y Peñón son dos de los sitios más tradicionales de Cali que todo turista está obligado a visitar, dado que encuentra espacios culturales y la mejor oferta gastronómica.

Se trata de sectores que marcaron la historia de la capital vallecaucana y comparten un legado similar, pues ambos comenzaron a poblarse desde el siglo XIX. El Peñón con la hacienda de Jorge Enrique Isaacs y Granada con las haciendas ganaderas. Hacia el siglo XX estos sectores recibieron a los habitantes tradicionales del Valle y por otra parte, a comerciantes prósperos que llegaron por el desarrollo que trajo el tren del Pacífico, siendo símbolos de prosperidad para la ciudad.

Sin embargo, recuerda Germán Patiño, historiador y gestor cultural, que los dos barrios y en especial Granada entraron en deterioro a mediados del siglo pasado luego de que el desarrollo de la capital vallecaucana se fuera hacia el sur y aún más al oeste, trayendo abandono y estigmatización para estos por ser barrios viejos.
Granada presentó detrimento no sólo físico, sino en la vocación y esencia del sector, convirtiéndose en un lugar de bares y prostitución, situación que generó problemas de seguridad y abandono de las viviendas que empezaron a caerse.

Hacia la recuperación
Hace unos 10 años algunos propietarios de estas viviendas y empresarias le apostaron a un proyecto diferente de recuperación, el cual recibió apoyo de gremios, iniciando un proceso de renovación. Una de las líderes fue la empresaria Victoria Acosta, que constituyó uno de los primeros restaurantes del sector, empezando a generar cambios, acompañados de elementos de mayor seguridad, lo que dio inicio a una transformación de la zona.

Para Leonardo Salazar, director de Acodres, en el proceso de la recuperación de la zona se dieron varias cosas, por un lado, un mejoramiento económico de la ciudad y el surgimiento de empresarias mujeres que no declinaron en sus propósitos, perseveraron hasta originando nuevas inversiones.

Para posicionar el sector se realizaron festivales gastronómicos y una serie de trabajos que implicaron la recuperación arquitectónica de muchas viviendas que hoy son restaurantes, casas de diseñador, salas de arte y en general tiendas exclusivas que se convirtieron en un atractivo para propios y turistas. En la actualidad este barrio cuenta con más de 70 restaurantes nivel A y un amplio movimiento comercial.

En el lugar se encuentran sitios tales como: El solar, Hielo y Fuego, Platillos Voladores, Pasión, Galería y Kaffe, Taisu, Granada Faró, Ringlete, Carambolo, Bambú, Fratelli, entre otros. En este mismo sentido se dio la recuperación del barrio El Peñón que hoy complementa la oferta gastronómica del noroeste de la ciudad, con una vocación cultural, donde se brindan espacios de exhibición de expresiones públicas que no encuentran otros sitios para darse a conocer. Unido a esto ha ganado terreno en el sector la hotelería que hoy se denomina de boutique.

La cara amable del centro

Un total de 22 hectáreas serán intervenidas en el área de los barrios El Hoyo y El Piloto, entre la carrera primera y el río Cali con calles 15 y 21, una de las zonas más deterioradas de la ciudad. Varias viviendas en mal estado serán reemplazadas por edificios que cambiarán el panorama de la zona. La Empresa de Renovación Urbana de Cali presentó las iniciativas para que inversionistas realicen proyectos de vivienda nueva, comercio, servicios y espacio público para recuperar el lugar. Se calcula que la inversión en las obras será de 2,3 billones de pesos, para los próximos ocho años.

Fuente: http://www.larepublica.com.co

Octubre de 2008