Más de 400 granjas piscícolas chilenas enfrentan las consecuencias del Fenómeno de El Niño, el cual está afectando la temperatura de las aguas marinas.

Desde comienzos del 2017, con el aumento de un par de grados, se ha propiciado la aparición inusual de algas que roban el oxígeno que necesitan los peces, entre ellos el salmón, cuya producción se está viendo gravemente afectada.

Otro atenuante, según los ambientalistas, es la polución, la cual es parcialmente responsable por el florecimiento de algas. Una afirmación que fue refutada por la Asociación de Productores Chilenos, SalmonChile.

Aunque en Noruega, el primer exportador de salmón del mundo, se teme una caída de cerca de 7% en la producción global de salmón este año, en Chile al menos en el corto plazo, este fenómeno ha tenido efectos con la expectativa de aumentos en el precio de más de 30%.

Se prevé un impacto en el mercado con un efecto en los precios internacionales que podría extenderse por varios meses.

En general, la preocupación es que el cambio climático haga más frecuentes esta proliferación de algas volviendo más inestable el negocio, y poniendo en un desequilibrio a la industria de la piscicultura chilena.

Así que si usted tiene este producto en su menú, verifique cómo optimizar su plan de compras o comience a buscar sustitutos.

Imagen tomada de: Pexels