los girasoles

Esta semana destacamos dos restaurantes que conforman una propuesta gastronómica ideada por una pareja de esposos: Germán Silva y…

Clic sobre la foto para ver Galería de imágenes 
{cms_module module=’PicasaWebAlbumBrowser’ user=’revistalabarra’ albumthumbsize=”400″ include=’Los_Girasoles’}

Esta semana destacamos dos restaurantes que conforman una propuesta gastronómica ideada por una pareja de esposos: Germán Silva y Marina Wiswell, dos enamorados de la cocina y del buen comer. Se trata de Los Girasoles y Dos Parrillas, dos restaurantes que tienen su origen en la ciudad de Cali, en el sector conocido como Chipichape. Con una propuesta diferente, ambos restaurantes están unidos por un espacio y por un concepto de servicio que busca ofrecerles una opción variada a comensales que oscilan entre el placer de un buen corte de carne y las delicias preparadas con los frutos del mar.

La historia comienza hace 40 años con “Los Vagones”, restaurante construido con 8 vagones rescatados del famoso ferrocarril de Chipichape.  El estilo que imperaba era el de una cocina francesa, producto del gusto exquisito por la buena mesa que tiene Germán Silva, un chileno que se enamoró de Cali  y de su esposa, una caleña con raíces inglesas.

De los vagones se conserva uno, donde hoy funcionan las oficinas administrativas de Los Girasoles que junto con Dos parrillas constituyen una alternativa para el paladar. Mientras que el primero se especializa en comida de mar, en el segundo los comensales pueden disfrutar de diversos cortes de carne roja a la parrilla.

Con la realización de festivales gastronómicos esta dupleta de restaurantes ha logrado renovarse sin perder su estilo tradicional. Festival Argentino, realizado con el apoyo de la embajada de Argentina; festival Peruano con el apoyo de la embajada de este país; festival Tahi para traer a Cali todo el sabor de oriente, son algunos de los eventos que se han realizado  en Los Girasoles y Dos Parrillas, con el objetivo de incorporar e impulsar nuevos sabores e ingredientes en la ciudad.

Uno de los factores que incita a las personas a querer regresar a estos dos restaurantes es la decoración. Cuando el comensal entra a Los Girasoles se encuentra con un micro-museo marino. Sin llegar a ser recargado el ambiente simula la arquitectura de un barco antiguo. De hecho, las puertas del baño y varias piezas decorativas hicieron parte de una flota mercante colombiana que se estrelló hace algunos años en Hamburgo y que fue “deshuesada” en Cartagena. 

El ambiente marino se complementa con la naturaleza virgen que se incrusta por los alrededores del restaurante y que componen otra de las bellezas del lugar. Jardines que tienen su propia jardinera, Marina Wiswell, la encargada de poner el toque femenino al negocio familiar que constituyen los dos restaurantes.

Dos Parrillas por su parte conjuran un ambiente cálido, dentro de una casa  decorada con un estilo artesanal.  El estilo de ambos restaurantes se combina con obras de arte de pintores famosos, amigos del propietario, Don Germán Silva, un amante de la cocina y artista por tradición. En efecto tiene 30 años en el mundo de la pintura, tiempo en el cual ha logrado integrar su arte y gusto por la cocina en sus dos restaurantes.

Siendo una de las propuestas gastronómicas más antiguas y tradicionales en el Valle del Cauca,  los restaurantes  han sido impulsados con el apoyo del fallecido Hernán Nicholls, reconocido publicista que se encargó de hacer los logos de cada restaurante y las frases distintivas con las que buscan ser reconocidos: Los Girasoles: Buen Viento y Buena Mar; y para Dos Parrillas: Nobleza Obliga.

Redacción: Área Web revista La Barra
Fotos: cortesía Los Girasoles