Ya sea que vaya a abrir un restaurante nuevo, que lleve operando uno hace poco, que sea el dueño hace mucho tiempo o todas las anteriores; usted debe estar en función de la factura electrónica.

 

¿Por qué es importante la facturación electrónica?

La respuesta principal es porque es una obligación legal facturar electrónicamente para todas las sociedades o personas naturales que estén obligadas a facturar IVA o impuesto al consumo y, como bien sabemos todos, el impuesto al consumo es, entre otros, un deber tributario de todos los restaurantes.

Conclusión: el sector restaurador no tiene salida de la factura electrónica. Todos deben estar facturando electrónicamente el 1 de enero de 2019, y eso es YA.

Ahora bien, es importante para el país porque permite tener mayor control, perseguir la evasión, ahorrar papel, hacer que la gestión pueda ser más eficiente, entre otros beneficios.

 

 

También le puede interesar: ¡Aprobada la Nueva Ley de Propinas!

 

 

¿Y qué se debe hacer para facturar electrónicamente?

El camino no es fácil y el tiempo que queda es poco. Por eso, lo primero que se debe hacer es correr y debe empezar por acá:

1. Busque un proveedor del software. Lo primero que debe saber es que el proveedor debe estar autorizado por la DIAN. Si no lo está, no puede prestar el servicio. En el mercado hay muchos y hay distintos precios.

No se quede con la primera propuesta que reciba. Se va a encontrar con que los precios cambian mucho y el tipo de servicio también. Haga una búsqueda cuidadosa que le permita reducir los costos de la operación.

La factura electrónica cuesta. Pensando en esto, verifique si la suya es una micro o pequeña empresa. Es decir, que tenga entre 0 y 50 empleados y activos inferiores a $3.906.991.242. Debe cumplir los dos presupuestos. En este caso la DIAN ofrece un plan piloto gratuito para la facturación electrónica.

2. Acompañe la implementación del software. Tenga presente que ya sea el plan piloto de la DIAN o un proveedor de servicio independiente, supone que deba implementarse la factura electrónica en la forma que usted tenga para facturar. Es recomendable hacerlo con tiempo.

3. Haga todos los trámites ante la DIAN. Como tiene que facturar electrónicamente, debe informarlo así en el Registro Único Tributario (RUT), por lo que debe proceder a su actualización. Además, debe registrarse en el servicio informático de la DIAN como obligado a facturar electrónicamente.

4. Tramite la firma digital. Como la factura es electrónica, la mejor forma de verificar la autenticidad de cada factura emitida es que su firma esté debidamente certificada.

Para eso, hay que tramitar la firma digital ante las entidades destinadas para tal fin, dentro de las cuales está Certicámara, por mencionar alguna. Si su empresa es micro o pequeña, puede optar por solicitar un certificado digital gratuito ante la DIAN.

 

¡No facturar electrónicamente tiene sanciones!

Quienes deban facturar electrónicamente deben informar a la DIAN sobre las facturas que emitan y entregar todas las facturas electrónicas generadas. En caso de que incumpla con estas obligaciones, si presenta errores o no corresponde a lo solicitado le aplicarán sanciones de hasta $50.000.000.

Tenga presente que, también, bajo ciertos supuestos, se puede llegar hasta la clausura o cierre del establecimiento de comercio por término de 3 a 30 días. Está a tiempo. No se deje coger ventaja

Sin duda hay muchos detalles alrededor de la factura electrónica. A pesar de esto, todavía hay tiempo. Póngase en esa misión prontamente, asesórese y busque las mejores opciones que le permitan operar sin mayores contratiempos.

Tenga presente que, legalmente, si no puede facturar, no puede vender sus productos ni servicios.

 

*Escrito por: Maria Paz Mejía y Diego Márquez Arango, líderes del equipo de alimentos y bebidas de “Del Hierro Abogados”