*Información comercial

A medida que las ciudades crecen las personas emigran y evolucionan en sus hábitos y necesidades, por esta razón los restaurantes deben estar presentes para satisfacer esta nueva demanda.

Las familias que se han ido a vivir a la sabana norte de Bogotá buscan lugares de calidad con buen ambiente, donde puedan celebrar sus fechas importantes, tardear y hasta hacer negocios.

Para entender esta dinámica y la nueva demanda entrevistamos a Claudia Abello Uribe, gerente de Múltiplo Gestión de Proyectos, quien con base en el proyecto San Roque, nos explica porqué en esta zona están las nuevas oportunidades de negocio para chefs, propietarios y dueños de restaurantes.

La Barra: ¿por qué la sabana norte de Bogotá es una buena oportunidad para los restaurantes?

Claudia Abello: lo primero que se debe hacer para entrar con un negocio nuevo a una zona es entender las necesidades de las personas, y por eso hicimos una investigación detallada de las necesidades insatisfechas de las personas que se han ido a vivir al norte de la capital e identificamos que es realmente una oportunidad para atender a una población en crecimiento con un estilo de vida muy definido y con requerimientos muy claros basados en calidad.

LB: ¿Qué opinión han tenido los propietarios de restaurantes?

CA: Una de las cosas que más les ha gustado a los propietarios de restaurantes que han ido a conocer el proyecto San Roque, es el estilo de arquitectura que es compatible con el entorno campestre donde está ubicado por su énfasis en la sabana.

El proyecto se ha enriquecido con comentarios y sugerencias de los propietarios de restaurantes, administradores y chefs, los cuales hemos tenido en cuenta a pesar de que esto ha generado algunos re-procesos y sobre costos. Pero lo ideal es estar acorde con los negocios, porque están buscando un local en un lugar que les garantice el éxito y para eso deben encontrar resueltas varias necesidades que no se suplen en otros sitios.

LB: ¿Cómo se garantiza que tendrán buen flujo de clientes?

CA: Los restaurantes están ubicados en una plaza donde pasan muchas cosas de manera espontánea y natural, como ocurre en las plazas europeas. Tendrán una clientela natural, porque el proyecto tiene oficinas y consultorios que generará un tráfico interesante y de alto nivel.

LB: ¿Se debe ligar las experiencias con el consumo?

CA: Esto es muy importante y por eso San Roque es el tipo de proyecto que promete experiencias. Tiene las condiciones para generar fidelización y vínculos emocionales que finalmente son difíciles de lograr y que son importantísimos para que los chefs y propietarios de restaurantes sepan que van a tener una clientela cautiva. Son vínculos emocionales que genera el proyecto por su tipo de arquitectura, porque tiene senderos peatonales muy claros, porque el “dueño” del proyecto es el peatón no el carro.

LB: ¿Se ofrecen otros tipos de espacios para oportunidades de negocio?
CA: Si, se tiene un mercado muy especial que está ubicado en el corazón del proyecto y lo visualizamos como un mercado europeo, que ofrecerá a los clientes un espacio para comprar productos gastronómicos de calidad para llevar a la casa y para consumir en sitio.

Es un sitio donde queremos inculcar el gusto por la buena mesa, por los buenos sabores, por los buenos vinos, por lo natural y por los mejores productos. Adicionalmente, este mercado tendrá un sector para ofrecer servicios complementarios que se requieren para el diario vivir. Es una nueva experiencia que es muy exitosa en el mundo y que se convierte en una oportunidad en este entorno.