A la hora de crear una carta es importante tener en cuenta diferentes aspectos como: el público objetivo del restaurante, su localización, las características del entorno que rodea al establecimiento y las características del propio restaurante.

Una vez se conoce a que público se dirige se comienza a diseñar la carta o menú cuyo objetivo como lo contamos en la nota anterior es añadir los platos más rentables para el restaurante y que estos sean los más pedidos por los comensales. Para ello, es fundamental contar con una ingeniería del menú con la que se analice la composición del menú (la categoría de los platos), se diferencien los productos que ofrecen un mayor margen de contribución (precio- venta-coste del producto) y cuáles son los más populares y se venden más.

Al tener ya identificados y categorizados los productos de la carta se puede empezar a diseñar la carta de la manera que sea más rentable para el restaurante. Es necesario tener en cuenta la resistencia, la firmeza, la textura, el color y la tipografía que se usará para describir los platos con el fin de que sea fácil de leer para el cliente.

Según el neuromarketing es necesario colocarle mucha atención al color, ya que con este se refleja la imagen del restaurante y se estimula el apetito del cliente.

Existen diferentes tipos de menú que dependen del diseño. Entre estos están:

– Carta central: Es el más común en restaurantes de comidas rápidas que permite que la gente lea el menú mientras hace la fila. Este formato sirve para menús cortos, de servicio rápido y donde los clientes están familiarizados con las opciones que van a encontrar en el menú.

– Formato de una sola página: Es muy común en restaurantes de comida casual y gourmet. Funcionan en diferentes tipos y formas, a una sola cara o por ambas. La ventaja de este estilo de menú es que es muy sencillo y flexible, además de que es a bajo costo. Es ideal utilizarlo cuando se tienen pocos productos para ofrecer y que no requieren de mucha explicación.

-Formato de múltiples páginas: Este menú es utilizado cuando existe una larga lista de platos que requieren de una descripción. También, si en su oferta tiene entradas, postres, fuertes y bebidas. El problema que tiene este tipo de menú es que el comensal se demora más tiempo en decidir, revisar y pedir. Lo que trae como consecuencia que se retrase la facturación y se estanque la rotación.

La función de la carta es promocionar y dar a conocer los productos que se venden en su restaurante. Por eso, es fundamental su diseño, para atrapar la atención de los consumidores.

Finalmente, para ayudarse en la labor de difusión del menú es importante realizar marketing de sus productos y publicar información sobre estos en sus redes sociales. Esto ayudará a impulsar su negocio y dar a conocer la marca a más clientes.

Información tomada de: gastromkg.wordpress.com y el Manual de Operaciones