Cuando se decide a abrir un restaurante, esto conlleva a la creación de un menú. Sin embargo, este no es para toda la vida, sino que debe cambiarse periódicamente con el fin de traerle propuestas innovadoras y nuevas experiencias a los clientes.

El primer menú que usted realiza para su restaurante es aquel que familiariza al consumidor con su carta y es el que le permite observar que platos tienen buena rotación, cuáles requieren un ajuste de precio, cuáles no fueron muy entendidos por los clientes y cuáles definitivamente no tuvieron el nivel de ventas esperado.

Posteriormente, a medida de que pasa el tiempo se deben empezar a realizar modificaciones y a revisar constantemente el comportamiento de la carta porque el negocio de la restauración siempre está en constante cambio por el aumento de la competencia; lo que obliga a estar revisando que se está vendiendo, qué puede vender y qué no.

Esto también va muy de la mano con otros factores como la rentabilidad, la economía colombiana y del mundo, los productos que más tienen acogida entre los comensales, entre otros. Por ello, también es fundamental estar observando que es lo que está haciendo su competencia porque ese será un buen termómetro para medir y hacer los ajustes necesarios que beneficien a su negocio.

Por otro lado, cuando realice cambios en su menú, no los haga de forma abrupta porque puede correr el riesgo de suprimir platos vendedores o generar inconformidad en los clientes. Siempre puede realizar cambios e inclusiones, pero manteniendo el control.

Además, si no está completamente seguro de incluir o no un plato en su menú, realice actividades como promociones o estrategias como “platos del mes” para probar el impacto que tienen en el consumidor.

Para realizar cambios en el menú es necesario pensar más con la cabeza que con el corazón. Si hay un plato que a usted le gusta, pero que no se vende bien, es mejor quitarlo. O si hay un plato que se vuelve muy costoso porque el proveedor subió de precios, hay que replantearse si es mejor quitarlo del menú o subirle un poco el precio para que sea rentable.

Finalmente, recuerde que el menú no es una actividad que se hace por hacer, sino que es el fundamento de todo lo que realiza en su negocio y la herramienta con la que espera cautivar al cliente y obtener más ganancias.