Llega diciembre con sus conocidas “bacanales en honor al fin de año, donde la mayor alegría de las personas es estar con toda la familia para compartir noches agradables y donde la comida no puede faltar; buñuelos, natilla, tamales, quesos, picadas y dulces exquisitos para celebrar la llegada del nuevo año.

Son muchos los hogares que se acogen a la tradición de una reunión familiar pero los excesos en la comida son una realidad y más cuando al otro día se evidencia el desperdicio, desconociendo por completo que algunos alimentos pueden ser reutilizados sin necesidad de arrojarlos a la basura.

Dentro de este proceso se puede hablar de varios aspectos como el número de comensales, el tipo de plato y los ingredientes. Por ejemplo para la cena navideña es importante definir cuántos invitados se tiene previsto que asistan para luego definir qué menú se servirá, y por persona calcular los ingredientes, logrando no solo reducir el desperdicio sino también los kilos de más.

No dejar los alimentos a la diestra de los invitados y refrigerarlos, ayudará a que el consumo sea moderado y a que los alimentos se conserven para no botarlos.

Cómo evitar los excesos

Para evitar que los comensales caigan en la tentación o que pequen por exceso, es importante reducir las porciones de los platos y consumir menos harinas y más vegetales. Por ejemplo si la idea es preparar la tradicional ensalada de papa se debe calcular una papa mediana por persona, si va a preparar una sopa cuente los platos de agua y busque una receta que oriente en litros cuanto debe preparar y cuanto debe comprar.

Para el caso de las carnes la medida está entre 150g y 250g por persona en el caso de ofrecer solo una. Pero si de combinar se trata es necesario dividir el peso entre las diferentes carnes que se vayan a servir. Si el menú incluye carnes y quesos tajados, no debe comprarse en peso sino en número de tajadas dependiendo del número de personas.

“lo que debemos mejorar como comensales es el hecho de comer hasta la saciedad que es donde radica el problema, eso en el caso de nuestros dulces, harinas y frituras que son tan populares en esta época; para el resto de los alimentos la recomendación es incluir más frutas y vegetales y disminuir el tamaño de las porciones Afirmó Alejandro Rozo, Chef Ejecutivo de Unilever Middle.

Cómo evitar los desperdicios

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP), más del 50% de los alimentos producidos a nivel mundial en la actualidad se pierde, se desperdician o desechan como resultado de la ineficiencia en la cadena de alimentos controlada por restaurantes y minoristas. Por esto usted debe tener en cuenta que todos los alimentos pueden ser consumidos al otro día e incluso varios días después siempre y cuando se sigan las siguientes recomendaciones: no guardarlos calientes, no permitir que permanezcan largas jornadas al medio ambiente, almacenarlos tapados y procurarles una temperatura de refrigeración de 5°C.