Platos de alta cocina, enmarcados en ambientes descomplicados, desprovistos de la pompa de los viejos y elegantes restaurantes, y adornados con uno que otro filtro fotográfico, son los protagonistas de uno de los estilos de vida más popularizados en Instagram por estos días: #FineCasual, que representa no solo el gusto por deliciosos platos de alta cocina, sino una interesante mezcla entre arte, literatura y culinaria.

Esta tendencia cobra especial relevancia en el panorama digital, teniendo en cuenta que Instagram -donde se ha popularizado– es la red social de mayor crecimiento en Colombia, con 10 millones de usuarios en la actualidad, según el informe anual We Are Social.

El referente de esta movida en Colombia es Farid Elhaje, quien convirtió su icónico restaurante El Bardo en la zona G de Bogotá, en un gigantesco libro de poesía, sabores de medio oriente y parrilla, todo con el objetivo de brindar una atmósfera perfecta para que el comensal “bombardee” su Instagram con deliciosas publicaciones.

“Quienes se identifican con el Fine Casual buscan excelentes sabores, pero en ambientes amenos: les gusta comer fuera de casa tres o cuatro veces a la semana, pero su interés es encontrar una atmósfera relajada, que les permita pensar e interactuar con sus amigos”, explicó Elhaje.

Lo más interesante de este movimiento es el contraste entre la pasión por la buena comida, sin tanto protocolo, con un estilo joven y arriesgado; los millenials trabajadores son sus más claros exponentes.

“Por ejemplo, en El Bardo yo soy el anfitrión. Nos esforzamos por guiar al comensal desde la entrada hasta el postre, donde las letras están presentes en todo, hasta en los platos. Buscamos resaltar la esencia tradicional de nuestra parrilla y presentarla con un espíritu joven, moderno y autentico”, recalcó el propietario.

Un gran motivo para “Instagramear” en El Bardo

Farid reveló que Adrián Madio, uno de los más legendarios bartender de América Latina -y una clara influencia para quienes gustan del Fine Casual-, se tomó la barra de El Bardo para transformar la coctelería de la zona G: este argentino fue galardonado como el mejor barman de Colombia, en numerosos concursos como World Class Competition, The legend of London, Most imaginative bartender, entre otros.

Además, este particular sitio de encuentro es perfecto para los instagramers, ya que cada espacio del restaurante fue diseñado con una ambientación autentica, con una oferta seductora gracias la presentación colorida de los platos y la poesía en la vajilla, y con una intención clara de otorgar una escenografía ideal para lucirse en redes sociales.