La Barra conversó con Antonio Flores, enólogo y master blender de González Byass, quien compartió sus perspectivas sobre el vino de Jerez y el mercado colombiano.

La Barra: ¿Cuáles son las bondades del vino de Jerez?

Antonio Flores: los vinos de Jerez (fino, amontillado, oloroso, palo cortado, cream, pedro ximenez) permiten elegir. Hay un Jerez para cada situación, para cada compañía, para cada plato. El vino de Jerez sirve para limpiar el paladar y prepararlo para el siguiente plato. En la coctelería matiza los sabores salinos y potencia las sensaciones. No es algo nuevo, pero como todo lo clásico vuelve a ponerse de moda.

La Barra: ¿Y qué lo hace tan versátil?

Antonio Flores: la tipología. Te permite ir de seco, a medium, a dulce… En la mesa y en los fogones pueden ir eligiendo el que mejor se acomode a cada preparación. En segundo lugar, su graduación alcohólica hace que potencie mucho las sensaciones. Por último, esa nota salina lo hace súper versátil en la cocina.

La Barra: ¿Qué expectativas tienen con el mercado colombiano?

Antonio Flores: estamos muy animados. Tenemos un cambio en la tendencia de consumo. Llevar Jerez a la mesa viene creciendo de manera importante en Colombia, y el uso de este en la coctelería, es muy acertado, ya muchas barras se están sumando al boom de la mixología con Jerez.

La Barra: ¿Cuáles son los retos del vino de Jerez?

Antonio Flores: sin duda, la formación. Uno puede explicarlo pero no hay como la cata y la capacitación para entenderlo, y dejar que enamore al que lo prueba. Hay que acercarse al mundo del Jerez sin miedo, con descaro.