Con una producción de 12.000 chorizos y 4.500 hamburguesas al mes, La Chorizería se prepara para volverse franquicia en el corto plazo.

Fernando Montaño, socio de este negocio, asegura que tras una inversión de cinco millones de pesos, hace ocho años, fueron ampliando el negocio año tras año; actualmente cuentan con un restaurante de 200 metros cuadrados.

La Chorizería se ha destacado por el uso de chorizos y carnes magras, destacando que este producto también se puede comer a la mesa y con cubiertos, para lo cual cuentan con una carta de 20 platos con una gran variedad de sabores.

Uno de los factores que destaca la compañía es el deporte y la convivencia alimenticia. De esta manera se han expandido en los últimos años a dos son zonas del país donde se práctica de manera regular el deporte del paracaidismo: Flandes (Tolima) y Playa Mendoza (Atlántico). “Luego de hacer un salto en paracaídas por lo general baja la adrenalina y el cuerpo sólo quiere comer, ahí estamos nosotros con nuestra variedad de platos para todos los gustos”, explica Carlos González, socio de la Chorizería.

Los socios de la Chorizería contemplan que para el corto plazo esta marca se convierta en franquicia como modelo de negocio que les permita evolucionar en su propósito de hacer empresa con lo propio, lo auténticamente colombiano.