Todos los días surgen nuevos restaurantes que se dedicarán a atender, específicamente, la creciente demanda de comidas por domicilio; este nuevo nicho de negocio, sumado a las expectativas del cliente cuando recibe su pedido en la puerta de la casa, está modificando los negocios tradicionales y la industria en general.

Las aplicaciones móviles ofrecen a los restaurantes maneras de llegar a clientes completamente nuevos y más opciones para comercializar sus productos. Por primera vez, los restaurantes podrán utilizar un gran número de datos para guiar efectivamente sus decisiones; por ejemplo, conocerán los elementos más populares del menú y tendrán acceso a comentarios en tiempo real sobre los pedidos.

El negocio de las ‘dark kitchens’

Las cocinas oscuras, o a puertas cerradas, se encargan de preparar y despachar domicilios, en este modelo de negocio no existe un restaurante abierto al público y la lógica detrás de esa decisión es que si los clientes hacen pedidos en línea en vez de salir a cenar, ¿por qué gastar dinero en un local, grandes nóminas y muebles costosos?

Los expertos aseguran que esta tendencia no reemplazará el modelo tradicional de la restauración, pero sí modifica algunas reglas que deberán ser atendidas para competir dentro del negocio de las comidas a domicilio.

El menú: precios y ofertas

Los teléfonos móviles se han convertido en menús portátiles, donde el usuario tiene la posibilidad de comparar precios y ofertas mediante un par de clics. Por ello es necesario crear incentivos como descuentos en el primer pedido de un cliente, son vitales para ganar nuevos negocios.

También le puede interesar: Pedidos en restaurantes, más allá de los domicilios

Transformación del restaurante físico

Los nuevos patrones de compra en línea están comenzando a manifestarse en nuevos patrones de diseño en los restaurantes. Por ejemplo, el número de sillas disponibles ha empezado a reducirse para poder atender eficazmente la entrega del creciente número de domicilios; muchos negocios han creado áreas específicas para recolección de pedidos que están claramente demarcadas y separadas del negocio tradicional.

Transformación de la cocina

Los restaurantes saben que los platos que serán despachados por domicilio deben ser preparados ligeramente diferente a aquellos que serán consumidos de inmediato; esas pequeñas diferencias suman cuando se habla de flujos de trabajo, por ello algunos han optado por crear flujos separados para preparar pedidos internos y para llevar.

La ubicación del restaurante pasa a un segundo plano

Quizás este es el cambio más dramático, pues la sabiduría tradicional sostenía que los restaurantes tenían que estar situados en calles concurridas para captar el tráfico que pasaba, pero esto ya no es necesariamente cierto; aunque para algunos negocios la ubicación seguirá siendo vital, los pedidos en línea hacen que eso ya no sea esencial. Una vez el comensal haya realizado su pedido en línea, solo le importará recoger su pedido y no tendrá mayor trascendencia si el restaurante queda en una calle principal o no.

Los restaurantes interesados en transformar su negocio hacia el modelo de domicilios podrían mudarse a un área aún más remota y priorizar el acceso por carretera y tránsito para los mensajeros; además, este ahorro en costos podría impactar el bolsillo del cliente a su vez.

Fuente: Modern Restaurant Management