Diferentes estudios han demostrado que la música tiene un gran poder de influencia en lo que a la comida se refiere, pues activa ciertas regiones del cerebro. Por ejemplo, la música con ritmos más rápidos induce a comer más deprisa, mientras que la música más relajada es una invitación a permanecer más tiempo en el restaurante.

Una nueva investigación realizada por expertos de la Universidad del Sur de Florida, señala que el volumen de la música en un restaurante puede influir en la elección del tipo de comida que realizan los comensales.

Elegir bien la música adecuada para su restaurante está estrechamente ligado a los valores que quiera transmitir. Tenga en cuenta:

 

Función

La función esencial de la música en su restaurante o bar es de acompañante. Es decir, es un elemento complementario y su volumen no debe interrumpir la fluidez de las conversaciones.

 

Experiencia para el cliente

La música  induce a diferentes estados de ánimo. No olvide que se trata de un elemento esencial para que su comensal recuerde la experiencia en su restaurante de un modo positivo y quiera repetirla.

 

También le puede interesar: ¡Aprobada la nueva ley de propinas!

 

 

“Banda sonora” de su restaurante

Un ambiente con música suave produce un efecto calmante que permite tener más conciencia sobre lo que se pide. En cambio, un ambiente con música más ruidosa provoca el aumento de la estimulación y el estrés, lo que hace que aumente la probabilidad de que los comensales pidan una comida menos saludable.

 

Finalmente, a la hora de elegir la música adecuada para su restaurante, debe preguntarse:

  • Qué tipo de música favorecerá la comodidad de sus clientes
  • Cuál es la más idónea para cada horario
  • Qué valores desea resaltar para que la experiencia sea lo más atractiva posible para su cliente, y así lograr fidelizarlo.

Fuente: barradeideas.com