El chef estadounidense Anthony Bourdain llegó a su suite del hotel en Estrasburgo (Francia), luego de un trajinado día de grabación de su programa ‘Parts Unknown’. No pidió nada de cenar; ingresó a su habitación y ajustó su puerta.

El chef Eric Ripert, su íntimo amigo, fue a despertarlo a la mañana siguiente, pero no obtuvo respuesta alguna. Tuvo que forzar la cerradura para averiguar qué ocurría. Para ese entonces, Bourdain se encontraba sin conocimiento en el baño de la habitación.

Christian de Rocquigny du Fayel, fiscal de Colmar, declaró que  “falleció por ahorcamiento en un hotel de Kaysersberg. En estos momentos, nada hace suponer la intervención de un tercero”.

El renombrado chef, que comenzó su carrera culinaria en 1978, escribió más de 20 libros y protagonizó decenas de episodios de programas de televisión, como  “No Reservations”, A Cook’s Tour y y ‘Parts Unknown’.   

La Barra, en homenaje a Bourdain, recopila algunas de las frases que marcaron su paso por este mundo:

  1. Tu cuerpo no es un templo, es un parque temático. Disfruta del viaje.
  2. Si soy un defensor de cualquier cosa, es para moverse. Hasta donde puedas, tanto como puedas. Al otro lado del océano, o simplemente al otro lado del río. Caminar en los zapatos de otra persona o al menos comer su comida”.
  3. La buena comida y el buen beber, son cuestión de arriesgarse
  4. La forma en la que preparas una tortilla revela mucho de tu caracter
  5. Puedes aprender mucho de una persona cuando compartes comida con ella
  6. “Las destrezas básicas de cocinar son una virtud. La habilidad de alimentarse a sí mismo y a algunos más con pericia debería ser enseñada a todo hombre y mujer joven como una destreza fundamental”.
  7. “Tienes que ser un romántico para invertirte a ti, tu dinero y tu tiempo en queso”.
  8. “Las habilidades se pueden enseñar. El carácter se tiene o no se tiene”.
  9. “Tengo algunos principios sobre el mundo de los negocios. El primero de ellos es que la calidad de vida es muy importante para mí. Todas las personas con las que trabajo me agradan, absolutamente todas. Siempre me digo a mí mismo: hay mucho dinero en juego, pero si el teléfono suena a las diez de la noche, y no me apetece lo que me ofrecen, no pienso hacerlo”.
  10. “Sin nuevas ideas, el éxito puede volverse rancio”.