Generalmente, cuando se abre un restaurante nuevo, tarda de seis a ocho meses en generar un flujo de recursos constante. A partir de los 12 meses se logra el punto de equilibrio y consolidación. Pero solo entre los 18 y 24 meses, se registra el crecimiento de una empresa.

Sin embargo, se puede lograr tener utilidades del 27% desde el primer año si se cuida que el valor real de los platos sea menor al 33% del precio anunciado. De esta manera, con un ritmo de crecimiento del 20% en el número de clientes por año, se puede recuperar la inversión en poco tiempo.

Es importante también implementar estrategias de promoción como paquetes y descuentos para llamar más la atención de los clientes y dar a conocer sus productos. La publicidad de boca en boca es fundamental, como los volantes y anuncios, siempre diseñados de acuerdo al público específico al que se quiera llegar.

La capacitación es otro punto esencial cuando se abre un establecimiento. Sobre todo en el área financiera se debe capacitar a los empleados y socios del negocio, ya que es el punto débil de muchos de los restaurantes y la razón por la que muchas compañías no siguen en el mercado.

Por último, tenga en cuenta que un emprendedor que busca el éxito en el sector de los restaurantes debe tener pasión por el servicio, gusto por la cocina, trato amable y disciplina. Esto es lo que marca la diferencia con otros establecimientos y fideliza a los clientes porque se sienten satisfechos con el servicio prestado.

Información tomada de: Entrepreneur