La alta gastronomía responde a la demanda del sector adecuando en sus restaurantes un menú para los clientes del mañana, quienes están cada vez más dispuestos a probar nuevos alimentos.

Es cada vez más común que los padres quieran salir con sus hijos y cenar fuera de casa. Esta condición ha causado que los más pequeños dejen de conformarse con preparaciones simples o platos combinados, para interesarse por comidas más completas e incluso saludables.Según un estudio, el 93% de los menús infantiles no incluyen legumbres en sus opciones, el 56% tampoco pescado y el 78% ni siquiera verduras. Aunque algunos locales no cuentan con una carta para los más pequeños, otros han ido adaptando y agrandando su oferta para un público infantil.

Para lograr una mejor aceptación por parte de los más pequeños es importante tener en cuenta ciertas características infaltables:

Una carta llamativa:

Presentar los platos de manera atractiva es fundamental para lograr que alimentos como las verduras, que no suelen ser los preferidos por este público, sean más populares y los quieran consumir en mayor cantidad.
Es importante adaptar las cantidades y los sabores para crear una oferta personalizada, que pueda ser acogida tanto por los padres como por los más pequeños.

Menaje adecuado:

A los niños también les gusta disfrutar de cada detalle puesto en su mesa, son muy observadores y se entretienen con elementos que llamen su atención. Se puede disponer de piezas finas de excelente calidad.

Espacio amplio:

Es recomendable que las mesas cuenten con el espacio necesario para que los niños puedan moverse con libertad sin incomodar a los demás comensales. Un espacio que se adapte a sus necesidades logrará mayor aceptación por parte de ellos.

Es fundamental que su restaurante empiece a tener en cuenta este tipo de público para ampliar su mundo gastronómico y obtener mayor rentabilidad.

 

También le puede interesar: ¿Cómo llegar a ser uno de los mejores hoteles de lujo en el mundo?