Miami una capital, que según John Copeland, director de Turismo Cultural del Greater Miami Convention & Visitors Bureau (GMCVB), está en crecimiento en cuanto a turismo y gastronomía, acaba de ser reconocida como la Capital Iberoamericana de Gastronomía, gracias a su amplia oferta.

Revista LA BARRA habló con el ejecutivo para preguntarle acerca de que considera que ha ayudado a Miami a convertirse en una capital gastronómica y turística, y que cree que puede hacer Colombia para lograrlo también:

LA BARRA: ¿Existe alguna tendencia en gastronomía en Miami?

John Copeland: Sí, Miami es un lugar que atrae a chefs de todo el mundo que están explorando la escena gastronómica de la ciudad, y participan de las nuevas tendencias, como los food halls, edificios en los cuales algunos restaurantes enseñan lo mejor que ofrecen en sus sedes principales , ofrecen a los comensales la oportunidad de conocer tanto comida típica, como una carta mundial, gracias a que Miami es una de las ciudades estadounidenses que más inmigrantes concentra, sobre todo latinos, quienes han aportado mucho a la oferta gastronómica y turística.

En el marco del programa Miami Temptations, GMCVB ha creado eventos como el Miami Spice, que promueve la gastronomía de la ciudad y el Hotel Months, que busca impulsar la visita de locales y extranjeros a la ciudad en épocas donde el turismo no es tan alto.

LB: ¿En qué consiste el Miami Spice y qué duración tiene?

JC: Este evento se lleva a cabo todos los años en agosto y septiembre. Durante estos 2 meses, cientos de restaurantes tienen una oferta gastronómica que oscila entre bajos y altos precios. Este evento fue el primero que se realizó dentro del programa Miami Temptations. Se ha realizado de manera exitosa durante 17 años, convirtiéndose en uno de los más populares y atrayendo a miles de turistas al destino.

En la ciudad el verano era una temporada baja, pero desde que el Bureau comenzó a realizar el Miami Spice, Miami se ha convertido en un destino a visitar durante todo el año.

LB: ¿Cómo logró Miami ser reconocida como la Capital Iberoamericana de Gastronomía?

JC: Cabe resaltar que Miami se ha convertido en una capital latinoamericana, es una ciudad de inmigrantes latinos —esto tiene una relación directa con nuestra oferta gastronómica y cultural—, por ello, incluso quedando dentro de Estados Unidos, se le otorga este título. Considero que este reconocimiento es gracias a que ofrecemos un menú global, algunos de los mejores chefs a nivel mundial han establecido aquí sus restaurantes, además, los programas de gastronomía han alcanzado gran popularidad.

Como director de Turismo Cultural de GMCVB, John Copeland, es responsable del desarrollo e implementación de programas de turismo cultural que aumentan la conciencia global de las vibrantes y florecientes ofertas de arte y cultura de la ciudad de Miami. Además también ha ayudado a impulsar la asistencia incremental a las instituciones locales de arte y cultura, eventos y atracciones que se encuentran en barrios de patrimonio multicultural.

LB: ¿Qué considera usted que el Bureau puede aportar gastronómicamente hablando, a Colombia?

JC: Los países latinoamericanos y en especifico Colombia le han aportado demasiado a lo que sucede en Miami, en términos de sabores y productos. Es parte de ese “melting pot”, donde todo lo que se ha traído de varios lugares, se une y forma nuevos sabores.

LB: ¿Que puede aprender Colombia de Miami, para convertirse en un destino gastronómico?

JC: Es muy importante tomar riesgos, retar esos patrones de comida tradicional que existen en una ciudad e inspirarse en esos sabores para transformarlos y hacer preparaciones distintas. Quienes van a un restaurante buscan ser retados con una nueva experiencia gastronómica, con nuevos sabores.

LB: ¿Qué eventos se llevarán a cabo para celebrar el nombramiento de Miami como Capital Iberoamericana de Gastronomía?

JC: Como parte de las celebraciones, hace poco el GMCVB participó como sede del festival Wine & Food, un evento que tiene 18 años de trayectoria y en el que se reúnen los mejores chefs del mundo para demostrar el arte de la gastronomía.

Por otra parte, ya se han realizado más de 100 eventos, cada uno de ellos para diferentes sectores de la gastronomía, con una afluencia de más de 60.000 invitados.

También sabemos que desde la Alcaldía se están organizando otros festejos, exhibiciones y encuentros en torno a esta celebración, que se irán conociendo a lo largo del año.

Para GMCVB también es importante el sector hotelero, por ello otro de los eventos del Miami Temptations es el Hotel Months, a través del cual se pretende fomentar el turismo a nivel local y externo.

LB: ¿En qué consiste el Hotel Months?

JC: Es un evento que se celebra entre junio y septiembre de cada año. En estos meses los hoteles crean promociones para atraer turistas nacionales e internacionales. El evento contempla descuentos, actividades especiales, créditos, paquetes de cuartos, entre otros, logrando que las personas vayan a los hoteles en meses que no eran de alta afluencia. Este evento es un esfuerzo del sector privado y gran parte de los hoteles de la ciudad, por promocionar a Miami como un destino turístico atractivo tanto para los extranjeros como para los propios habitantes de la ciudad.

LB: En su experticia en el sector, ¿qué consejo puede ofrecer a los industriales del sector horeca en Colombia?

JC: Se trata de una buena atención al consumidor, creo que en Estados Unidos, en especial en Miami, se le saca alfombra roja a todos los huéspedes, no importa si pagan un poco menos que otros. Buscamos brindarles pequeños detalles, una sonrisa amable, alguien que los entienda qué en lo posible hable su idioma, que lo haga sentir como en casa—; es muy importante que si el hotel no tiene algo que el huésped quiere, busque cómo colaborarle en la atención de su necesidad. Los viajeros quieren una experiencia única y especial, el visitante debe sentirse único, debe sentir el sabor del lugar en todo, desde cómo se visten las personas del staff, hasta lo que se les ofrece en el hotel.

En conclusión, se trata de caminar esa milla extra.