El vino es una bebida que ha estado presente en la historia de la humanidad desde hace más de ocho mil años. En la antigua Grecia ya se hacía referencia a esta bebida que estaba presente en las representaciones teatrales y cuando se realizaban cenas.

En Colombia no es común acompañar los alimentos autóctonos con vino. Por eso, con el fin de ampliar el horizonte sobre el tema, una de las novedades de este año en Expovinos, fue que reconocidos chefs y sommeliers enseñaran a los asistentes como maridar con vino algunos de los más reconocidos platos de la tradición gastronómica nacional.

Esto con el fin de impulsar el consumo de vino en el país, ya que con la ley de licores, la reforma tributaria y otros acontecimientos nacionales han hecho que el mercado en este sector disminuya.
Según Mateo Jaramillo Gaviria, administrador de la categoría de bebidas y organizador de la feria, el consumo de vinos rosados, los espumosos y las champañas han incrementado sus ventas alrededor del 12% anual, a pesar de que aún sigue liderando el mercado, los vinos tintos con una participación del 58% sobre la categoría.

Distribuidores de vinos como Dislicores han realizado diferentes estrategias para contrarrestar el mal momento por el que esta pasando la industria en Colombia. No solo han impulsado el consumo de productos de gama media y baja para que el consumidor no se aleje de esta bebida, sino que también han creado bebidas especializadas para cautivar al cliente y ofrecerle una experiencia diferente.

Así lo afirma Antonio Giraldo, enólogo comercial de Dislicores, con los nuevos vinos especiales para los millennials que son hechos basados en un estudio sobre lo que desean consumir los jóvenes en este momento. De ahí nacen vinos como Dadá 1 que tiene sabor a vainilla, Dadá 2 con sabor a Moka y Dadá 3 con sabor a especias.

Por otro lado, empresas como Doble Vía, Vinos nobles; establecen que la mejor estrategia para incrementar las ventas de esta bebida es incentivando a los clientes a probar nuevos productos de otros países, que no sea Chile o Argentina, para hacer su experiencia más divertida y diferente. “Esto es lo que quieren los colombianos en este momento: probar cosas nuevas y aumentar su conocimiento sobre los vinos”, lo afirma Angelo Chacón, Brand Manager de Doble Vía, Vinos Nobles.

A parte de conocer la variedad de vinos que tiene el mundo, los asistentes a Expovinos tuvieron la oportunidad de enterarse de todas las novedades sobre los alimentos con los que puede acompañar esta bebida, como una buena tabla de quesos.

Alpina lanza al mercado el queso Sopó que hace un homenaje a este municipio. Es un producto duro y semigraso que puede enriquecer platos que tengan arroz, papas, sopas o más quesos.

Para María Elisa Mendoza, chef de Parmalat, una buena tabla de quesos depende en primera medida de la calidad de los productos. Tiene tres características fundamentales: debe servirse en una tabla de madera, tener tres tipos de quesos diferentes (uno cremoso, otro maduro y uno suave), y debe acompañarse con productos como pan, verduras y carnes frías.

El producto novedoso para la feria de esta marca fue el queso madrigal que tiene seis meses de maduración.

De esta manera se puede acompañar esta bebida y promover su consumo. Como administradores y propietarios de restaurantes es importante crear estrategias que incentiven el consumo de nuevas propuestas gastronómicas y bebidas que en combinación pueden traer experiencias inolvidables al consumidor.