La comprá se cerró  en US$7.500 millones, lo que incluye 340 millones en deuda que tiene la compañía norteamericana. En un comunicado, Panera y JAB indicaron que esperan cerrar el trato en el tercer cuarto de este año.

El grupo alemán JAB Holding ha adquirido diferentes marcas estadounideses desde el 2012: Peet’s Coffee, Caribou Coffee y Keurig Green Mountain. Igualmente, son dueños de Krispy Kreme y la cadena de bagels Einstein Noah.

Ron Shaich, fundador y CEO de Panera, dijo que la venta de la compañía les permitirá incrementar sus inversiones en la tecnología de pedidos digitales y móviles, así como aumentar su enfoque en el uso de ingredientes más saludables.

Así mismo, Olivier Goudet, CEO y socio de JAB, agregó que “respaldan fuertemente la visión de Panera para el futuro, las iniciativas estratégicas, la cultura de la innovación y la mezcla equilibrada entre tiendas y franquicias”.

Tras el cierre de la compra, Panera Bread dejará de cotizar en Bolsa y seguirá siendo dirigida por los gestores de la empresa de forma independiente.

Últimamente, grupos grandes han ido comprado cadenas de restaurantes. Restaurant Brands, dueño de Burguer King y Tim Hortons, adquirió en febrero de este año Popeyes Louisiana Kitchen.

Golden Gate Capital compró Bob Evans Farms, así como Red Lobster, de Olive Garden.