Con gran éxito se llevó a cabo la sexta edición de los Premios La Barra Makro 2011, que tuvo lugar en el auditorio del Royal Center en Bogotá. Allí, la alfombra roja brilló con los protagonistas más importantes del sector hospitalidad en Colombia, quienes recibieron un merecido reconocimiento por su labor y aporte al desarrollo del sector gastronómico nacional…

Con gran éxito se llevó a cabo la sexta edición de los Premios La Barra Makro 2011, que tuvo lugar en el auditorio del Royal Center en Bogotá. Allí, la alfombra roja brilló con los protagonistas más importantes del sector hospitalidad en Colombia, quienes recibieron un merecido reconocimiento por su labor y aporte al desarrollo del sector gastronómico nacional.

El gerente general de Axioma Comunicaciones, Marcelino Arango fue el encargado de dar apertura al certamen que contó también con los discursos de Guillermo González, gobernador del Cauca y presidente Honorario de la Corporación Gastronómica de Popayán; Renato Minuzzo, presidente de Makro e Iván López, gerente de Alpina, quienes convergieron en el papel y el valor que tiene la cocina como factor de identidad para las regiones en el país.

En esta ocasión se premiaron 40 categorías, 27 para establecimientos y personajes, y 13 para proveedores de bienes y servicios. De la sumatoria obtenida en las votaciones, derivaron los nombres de las dos máximas distinciones de la velada, Mejor Restaurante del año, el cual fue concedido a Andrés Carne de Res, de Andrés Jaramillo, quien muy emocionado se robó el micrófono para decir que “su sencillo hogar en Chía es casa de todos”, y Proveedor más completo entregado a Makro.

De igual forma, en la categoría a Toda una vida de trabajo se le hizo un reconocido homenaje a Felipe Calderón Junguito, gerente de la empresa Restaurantes La Fragata desde 1970, quien señaló el orgullo que representa para él, haber marcado una huella y sobre todo haber hecho un importante aporte desde su labor al crecimiento del sector en el país.

Así mismo, se observó un emotivo Mark Rausch, que junto a su hermano Jorge, fueron reconocidos como los mejores chefs, con orgullo el primero lució el plato que lo distinguía como ganador. En cuanto al restaurante que más impulsa la cocina colombiana, la distinción la obtuvo Casa Vieja, para muchos el “papá” de la comida típica criolla.

De igual forma, los restaurantes regionales fueron distinguidos, en Antioquia, Hato Viejo (Medellín); Santanderes, La Carreta (Bucaramanga); Zona Cafetera, El Roble (Quindío); Valle del Cauca, Faro El Solar (Cali) y Costa Atlántica, La Vitrola (Cartagena), gracias a su destacada labor en la promoción de la cocina autóctona.

Entre tanto en la categoría de Restaurante favorito del público, por segundo año consecutivo, fue para El Cielo de Medellín, mientras que el Mejor nuevo restaurante, fue para La Despensa de Rafael del chef peruano Rafael Osterling, que en su primer año logró encantar y cautivar el paladar de los capitalinos.

De esta forma, se llevó a cabo una ceremonia en la que la emotividad de cada uno de los ganadores se conjugó con la alegría del público. Premios La Barra, un escenario que exalta la labor de los personajes, establecimientos y proveedores más importantes del sector y quienes a través de su trabajo se convierten en un referente vital para el crecimiento del país.