*Información Comercial

Tanto 2016 como 2017 han sido años marcados por una estabilización o reducción de las ventas, pero con un fuerte incremento en los costos. La devaluación del peso, la reforma tributaria y la reciente ampliación del horario nocturno para los empleados, son solo algunos de los ejemplos de esta situación.

A pesar de esto, los restauradores tienen en sus manos, o mejor dicho en sus cabezas, la herramienta para salir de esta situación… incrementar la productividad.

En términos generales, incrementar la productividad es replantear la forma en que opera el restaurante, o los equipos y tecnología con que este produce más unidades con los mismos costos, o incluso con menos.

Entendamos este tema con un ejemplo práctico. Un termostato es esa pieza del equipo que mide permanentemente la temperatura y regula “la llama” para mantenerla en el nivel ideal. Cuando un restaurante trabaja con una freidora sin este aditamento, incurre en una serie de sobrecostos, generalmente invisibles en el día a día de la operación.

– El primer punto de sobrecosto es que cuando el aceite supera cierta temperatura (la temperatura depende del aceite empleado) este sencillamente se quema. En este momento suceden dos cosas, primero se reduce la cantidad de aceite en la freidora y segundo cambia el sabor del mismo aceite; lo que en muchos casos exige que se reemplace el aceite quemado por uno nuevo.

– Si lo que quiere es freír papas precocidas que se deben lanzar al freidor aun congeladas y, no tiene termostato que suba rápidamente la temperatura del aceite, las papas actuarán como esponjas absorbiendo una buena cantidad de este aceite y entregando un producto blando y poco apetitoso. No solo se consume más aceite, sino que el cliente puede pedir cambio del producto o simplemente irse con una mala percepción de la calidad.

– Adicionalmente usted estaría incurriendo en un sobrecosto por el alto consumo de gas.

En conclusión, mayores costos y menor productividad, poca satisfacción y baja rentabilidad.

Este ejemplo nos enseña que el tema de la baja productividad no nace de la ausencia de tecnología para solucionar el problema, porque los termostatos son ampliamente conocidos en la industria. La realidad es la ausencia de experiencia o de una persona que pueda acompañarlo en el proceso de identificación del problema y evaluación de las alternativas para adquirir la maquinaria; en pocas palabras, un asesor.

¿Quién podrá ayudarme?

Pero como desde el principio sabemos que “el palo no está para cucharas”, y ahora aparte de querer recambiar la maquinaria tendríamos que incurrir en costos de un asesor, pues un sabio movimiento sería acudir a los otros profesionales que nos pueden asesorar, los proveedores.

Tal vez el caso que más se destaca entre proveedores es el de Gas Natural Fenosa,que con el fin de mostrar los beneficios del uso del gas natural, cuenta con un equipo de profesionales que le ayudan a los restaurantes a evaluar sus áreas de mejora y a seleccionar la maquinaria más adecuada para las necesidades de la empresa. “Soluciones energéticas es un área de desarrollo de proyectos de la compañía que apoya la eficiencia en  las operaciones. A través de ella, nuestros clientes reciben asesoría especializada en la compra de equipos, inversión, operación y mantenimiento”, afirma Javier Escobar, Gerente de Soluciones Energéticas para Colombia y Perú.

Con el problema claro pero sin liquidez

Si ahora tenemos un diagnóstico claro del problema, lo más probable es que la baja en las ventas o el alza en los precios de las materias primas nos haya agotado la caja de la empresa y los estados financieros no estén en las mejores condiciones para pedir un crédito a un banco.

Frente a esta situación, Gas Natural Fenosa también nos sorprende con una propuesta incomparable para el sector, ya que la compañía cuenta con un fondo de inversión que gestiona equipos propios en las instalaciones de cada cliente. Para ello cuenta con más de $19.000 millones para invertir en las cocinas de los restaurantes, hoteles o casinos con equipos energéticos a gas.

Soluciones Energéticas no solo aporta el dinero de los equipos con marcas y especificaciones requeridos para la operación de su negocio, sino también se encarga de asumir  los costos de mantenimiento de los equipos durante vigencias comprendidas entre dos y siete años, según cómo se pacte. Además, ofrece la opción de compra de los equipos al finalizar el contrato. “Nuestras propuesta se presenta así como un apalancador de sus proyectos. De esa manera, el cliente puede destinar el dinero del equipamiento a otras inversiones prioritarias como dotaciones, talento humano o materia prima, entre otros”, agrega Javier Escobar.

Un facilitador de crecimiento de su negocio

Cuando existen planes de crecer, Soluciones Energéticas se presenta como un facilitador de expansión para el negocio o un aliado para  la productividad, entendiendo este concepto como una cadena de valor, donde se piensa en todo y se consume la energía de manera segura y eficiente. Tenga en cuenta que si gestiona la operación de sus equipos de manera acertada, reduce el costo de riesgo de manera significativa.

Paso a paso para acceder al servicio

Viabilidad Técnica: contáctese con Soluciones Energéticas en Gas Natural Fenosa. Ellos, junto con una firma aliada lo visitan y evalúan con usted, lo que requiere su negocio.

Contratación: le presentan el costo y  acuerdan la manera de pago y el modelo de contrato. Los tipos de contrato son entre 2 y 7 años, dependiendo de cada necesidad. Para ello, se hace un análisis de viabilidad financiera previo que garantice la recuperación de la inversión.

Operación: a usted como cliente se le asigna un ingeniero, director de su proyecto, quien le responde por la gestión técnica y administrativa del contrato. Él queda encargado de  acompañarlo durante la vigencia. Así, puede llamarlo para resolver sus inquietudes o reportarle incidencias técnicas.

Para obtener más información ingrese a www.gasnaturalfenosa.com.co/eficienciaenergetica o escriba al correo jescobar@gasnaturalfenosa.com