Como es habitual, cada dos años estamos teniendo la misma discusión: una reforma tributaria. Desde 2012 el sector HORECA ha sido foco de grandes cambios, en todo sentido.

ADVERTENCIA: Está a tiempo de ir mirando cómo va a recibir el impacto con la Ley de Financiamiento que ya está radicada en el Congreso y que a continuación resaltamos dos de los principales puntos que, creemos impactará – y no de forma despreciable – al sector.

 

Lo primero: el IVA a la canasta familiar

Todos hablan de este asunto, de lo inconveniente que es para el país y para la clase media que no alcance a tener acceso a la forma que el Estado procederá a entregar los subsidios que compensen el IVA que pagaron algunas familias. De esto se hablará mucho.

Sin embargo, para el sector HORECA el impacto es grande pues hay un choque entre el IVA y el impuesto al consumo, y queremos mostrarlo con un ejemplo.

Supongamos que Juan tiene un restaurante en el que vende diferentes tipos de arroces. Es decir, su principal insumo es el arroz – y lo es en muchos restaurantes –.

Hoy Juan, al comprar el arroz, no paga IVA. Eso significa que su principal insumo es un 19% menos costoso. Cuando el restaurante vende un plato, no cobra el IVA, sino que cobra el impuesto al consumo que es del 8%.

El IVA es un “impuesto al valor agregado”. Eso significa que, en estricto sentido, no está gravando una venta, sino que le apunta a que se paguen impuestos sobre lo que cada parte de la cadena productiva mejoró o adicionó algo al bien o servicio. Juan, entonces, no compra arroz para vender arroz. Lo que hace es comprarlo, transformarlo, hacer uso de sus recetas y, posteriormente, venderlo a un mayor valor. Sobre ese mayor valor es que se cobra el impuesto.

Cuando estamos en un sector que se debe cobrar el impuesto al consumo al destinatario final, la lógica del “valor agregado” descrita arriba no resulta aplicable. Es decir, no está la posibilidad para Juan de “descontar el IVA”, que significa tomar los IVAs pagados para restárselos al IVA que fue finalmente pagado por el consumidor. Entonces, todos los IVAs que pagó Juan, todos, no los puede aprovechar. ¿A quién se los tiene que cobrar? Pues al cliente.

Así las cosas, con el IVA a la canasta familiar, hay un impacto inmediato y directo al sector HORECA: va a encarecer los platos, y, según nuestro cálculo, puede incrementarlo entre un 8% y 9%.

Ahora, tenga presente algo: su proveedor antes no le cobraba IVA porque algunos productos no generaban el impuesto. Ahora que ya lo tendrá, quiere decir que el proveedor SÍ podrá descontar el IVA y, en cierta medida, puede aprovechar mejor los impuestos pagados. En tal sentido, vale la pena que pueda evaluar con sus proveedores una posible reducción de lo que, por ejemplo, paga Juan por el arroz.

 

El Impuesto Unificado – SIMPLE: una posible salida para el sector HORECA

Nuestro sector, que ha sido con otros, foco de las reformas tributarias en los últimos años, ha sido objeto, también, de la búsqueda de algunas salidas para eliminar las distorsiones que se han generado. El nuevo intento es ahora el Impuesto Unificado bajo el Régimen Simple de Tributación – SIMPLE.

En términos generales, este impuesto unificado es un modelo opcional y voluntario de tributación que se causa anualmente, pero tiene pagos bimestrales. La inscripción debe hacerse antes del 31 de enero del año gravable para el que ejerce la opción.

Al ser opcional y suponer, en cierta medida, beneficios para el restaurante, por ejemplo, existen causales de exclusión de este impuesto unificado, lo que harían que la persona tributase de forma ordinaria.

Con el SIMPLE se sustituye el impuesto sobre la renta y complementarios, el impuesto al consumo y el ICA. Además, el empresario solo debe pagar seguridad social en pensiones, y no los demás. En restaurantes y servicios de comida supone una tarifa especial del 7,5%. En ICA supone una tarifa especial del 0,6%.

Para poder acceder a este impuesto unificado, se deben tener ingreso entre $46.418.400 y $2.652.480.000. Dependiendo del rango de ingresos será la tarifa que le resulte aplicable a cada empresa estará entre el 11,1% y el 13,6%. Es alto, pero en algunas ocasiones la ecuación financiera puede resultar mejor. No se le olvide: deja de pagar seguridad social (menos pensiones), sustituye algunos impuestos y puede tener algunas ventajas.

Vaya viendo sus ingresos. Vaya viendo los costos en personal respecto a la seguridad social. Verifique la tarifa de ICA que le aplica en los municipios donde opere. Del análisis financiero puede resultarle muy provechoso optar por este impuesto unificado.

 

También le puede interesar: 9 reglas básicas para elaborar un menú

 

Algunos comentarios finales

Es inevitable la reforma. No creemos que se grave la totalidad de la canasta familiar, aunque sí se aumentará el número de productos con IVA. Vaya explorando el impacto de la reforma con sus proveedores de carnes, lácteos y derivados, arroz, entre otros. Es entre todos que debe construirse la competitividad del sector HORECA. Sobre todo puede escribirse más, pero, por lo pronto, tengan en mente estos dos puntos.

 

Por: Maria Paz Mejía y Diego Márquez Arango, líderes del equipo de alimentos y bebidas de “Del Hierro Abogados”.