En Europa existen muchos tipos de quesos. Más de 200 están protegidos por el Sistema de Denominación de Orgen Protegida, con el fin de mantener la tradición y la experiencia de siglos de su elaboración. Ahora, llegan a Colombia a posicionarse en los platos de los restaurantes para deleitar el paladar de los comensales.

En Colombia se consume alrededor de 1,18 kg de queso per cápita al año. Los antioqueños son los que registran un consumo más alto con 4,23 kg. Mientras que en algunos países europeos el porcentaje promedio de consumo per cápita al año llega a ser hasta de 26,8 kg.

Ante este contexto, el Centro Nacional Interprofesional de Economía de Lácteos en cooperación con la Unión Europea promoverán en el país el consumo de quesos europeos especialmente en la ciudad de Medellín y Bogotá.

“La gastronomía ha tenido un creciente auge en Colombia, ahora es el momento idóneo para generar la cultura de consumo de nuestros quesos en este país. Promoveremos la integración de productos europeos de excelencia en la cocina típica colombiana”, manifestó Charles Duque, director general CNIEL Américas.

De esta manera, durante tres años se va a realizar la campaña “Quesos de Europa, momentos únicos con sabor a Francia” que pretende generar una cultura de consumo de quesos europeos y promover su uso en las preparaciones que realicen los restaurantes. Esto le va a brindar al comensal nuevas experiencias y les abrirá las puertas hacia otras culturas.

El chef Juan Camilo Sánchez, especialista en quesos y cortes, afirmó que “a pesar de que los colombianos aún no están acostumbrados a los intensos sabores de los quesos madurados, como podría ser el caso del queso Azul o el Mimolette, es posible inventar nuevas preparaciones que integren ambas gastronomías: el Emmental es ideal para preparar unas empanadas horneadas pues tiene un muy buen cuerpo; el Brie por su consistencia es perfecto para unas arepas, el Camembert es soñado para mezclar con patacones y el queso Azul ideal para elaborar un dip, mezclado con crema de leche”.

Así se unen los quesos europeos con ingredientes tradicionales y técnicas culinarias colombianas.

Durante el primer año de la campaña, estos cinco quesos serán los protagonistas:

-Queso Brie: Es un queso suave con corteza fresca. Es el más famoso de Francia. Su color es pálido con un ligero tinte grisáceo. Está bajo una corteza de moho blanco. El queso viene en forma de rueda y se empaca en caja de madera. Para apreciar su sabor se sirve a temperatura ambiente. Hoy en día existen diversas variedades de este queso como Brie de Meaux, Brie de Melun, Brie Liso y con variedad de hierbas, entre otros.

-Queso Camembert: Es un queso suave con corteza fresca. Tiene una corteza blanca y suave. Es hecho de leche de vaca y su interior es de color marfil a amarillo claro. Cuando está maduro, su interior es suave, liso y brilloso. Tiene pequeños agujeros. Su sabor es ligeramente salado.

-Queso Emmental: Es un queso prensado y cocido. Tiene huecos que son el resultado de la fermentación en una bodega relativamente templada. Se vende rallado o en forma de bloque. Su sabor es picoso y no muy salado, mientras que su aroma es ligeramente afrutado.

-Mimolette: Es un queso prensado y cocido. Su periodo de maduración es de al menos seis semanas. Después de doce meses se conoce como Vieille. Está hecho de leche de vaca. La corteza grisácea del Mimolette es el resultado de ácaros que se introducen al alimento intencionalmente para que interactúen con su superficie. Su sabor es ligeramente salado y cuando madura toma notas de avellana.

-Queso azul: Es un queso de leche de vaca. En su proceso de elaboración intervienen mohos del tipo Penicillium que le confieren al queso una textura y un sabor específico. La presencia de hongos da origen a su color entre azul y gris verdoso. Su sabor es fuerte y ligeramente salado. Suelen tener una textura suave que los hace perfectos para untar, fundir y hacer salsas.

Los quesos azules más conocidos son el Cabrales asturiano, el cántabro Picón Bejes-Tresviso, el leonés de Valdeón; los franceses Roquefort, Bleu d’Auvergne y Bleu de Bresse; el Gorgonzola italiano, el inglés Stilton, y el queso azul danés Castello.

Con estos diferentes tipos de quesos, los restaurantes podrán realizar nuevas preparaciones para deleitar a sus comensales y llamar su atención. Por eso, no se pierda la oportunidad de usar estos nuevos ingredientes para renovar su carta y diferenciarse de su competencia.