Un restaurante en Sidney, Australia, decidió castigar a los comensales que no terminan la comida y premiar con un descuento de hasta un 30% del precio…


Comida organica

Un restaurante en Sidney, Australia, decidió castigar a los comensales que no terminan la comida y premiar con un descuento de hasta un 30% del precio, a quienes no dejan nada. La dueña del establecimiento se cansó de ver los restos de la comida japonesa que ofrece con productos orgánicos.

Wafu, es el nombre del restaurante ubicado en el suburbio Surry Hills de la ciudad australiana, que ha causado controversia con la medida, incluso sostiene en el lugar un cartel que dice: “Para contribuir a un futuro sustentable, pedimos un poco más a nuestros clientes que otros restaurantes”.

En su carta incluyen una nota donde indican a sus clientes que deben terminar todos los platos que son orgánicos y libres de gluten, lácteos, azúcar y huevos. Por su parte, la chef Yukako Ichikawa y sus empleados les dicen a las personas que no terminan sus porciones, que la próxima vez elijan otro restaurante. La estricta política de Wafu ha sido bien recibida por algunos, pero criticada por otros, por ser muy autoritaria.